Milagros y mente

 

 

La materia es producto de nuestra mente, como colectivo principalmente.

 

Si alguien está muy evolucionado a nivel espiritual, esa persona tendrá capacidad para cambiar la materia que la rodea al instante, podrá crearla o transformarla, a pesar de que la materia que la rodea pueda ser producto del consenso de la mente de muchas personas. Para ello es necesario una capacidad de visualización muy clara, intención, emoción, seguridad y fe en uno mismo.

 

Esto nos lo han mostrado en ocasiones esos hechos que llamamos milagros y que impresionaron a nuestros antepasados tanto como para recordarlos. 

 

Por cierto, muchos de los milagros que se nos narran en las religiones son falsos y se introdujeron por competencia entre religiones, para demostrar que un personaje era superior a todos los demás o para impresionar a sus creyentes; por ello no son muy fiables.

 

Creo que son más fiables los hechos recogidos de algunos seres de los que llamamos santos capaces de hacer milagros, pues aquí no se necesitó inventar milagros para demostrar superioridad de una religión sobre otra (todas las religiones importantes tienen sus santos milagreros).

 

Creo que muchas de estas personas milagreras pudieran haber tenido una experiencia de casi muerte* (ECM) a través de la cual comprendieron que todo esto es una experiencia mental y que ellos eran una parte del juego mental, convirtiéndose en una parte inusual de este juego, o personas que tuvieron una o más experiencias místicas y así se dieron cuenta de que Todos Somos Uno y desarrollaron un gran amor por cada ser viviente, incluso por los seres humanos que le rodeaban  que habían elegido prestar su mente a la negatividad, al mal, a pesar de haberla podido prestar al bien. Se habían dado cuenta de que todos somos hermanos y hermanas.

 

 
El Libertario
 
*es impresionante la cantidad de sucesos paranormales que suceden frecuentemente alrededor de algunas personas que experimentaron una ECM convirtiéndose en algunos casos en personas capaces de detectar en un momento el componente que causa una avería eléctrica o electrónica tan solo con el concurso de su mente (aparatos que dejan de funcionar a su paso, luces que bajan de intensidad a su paso, etc.)