Religión y Espiritualidad

 

Lo espiritual nada tiene que ver con lo religioso, pues lo uno libera y lo otro ata; la espiritualidad supone el saber que nada existe fuera de un@ superior a un@ mism@; supone saber que no nacimos para adorar a nadie ni someternos a nadie; supone saber que un@ forma parte del Todo, del SER, el único ser que existe, que somos como una de sus células y que éste SER sólo nos pide que vivamos en respeto mutuo, respetando a los demás seres y al planeta que nos alberga, pues también es un ser vivo.

La espiritualidad supone libertad y respeto a la vez que cautela, lo cual exige mantener control sobre nuestra natalidad teniendo sólo los hijos que podamos educar en lo espiritual; ello supone también el que tengamos a lo sumo dos hijos en caso de superpoblación del planeta. Para llevar a cabo una buena educación espiritual, además de enseñar las Leyes Universales, hemos de dar siempre ejemplo de actuación positiva y de respeto a todo lo creado.

La religión sitúa el poder fuera de un@ y nos ordena adoración a un ser externo a nosotros con unas leyes creadas a conveniencia de la clase sacerdotal y la clase dirigente; regula todo lo que hacemos, amenaza, amedrenta y anula; ahoga nuestra libertad e incluso en ocasiones nos fuerza a hacer la guerra en nombre de eses dios externo a un@. La religión nos pedirá que tengamos todos los hijos que el dios impuesto nos dé; ello supone con el tiempo gran desequilibrio y nos empujará a buscar nuevos territorios para saciar nuestro hambre a la vez que expandimos la religión; esto es precisamente lo que los sacerdotes buscaban; la superpoblación traerá pobreza, la cual irá ligada a la falta de conocimiento; esto es algo que también buscaban los sacerdotes, pues la falta de conocimiento hará a un@ mucho más manejable, amedrentable y a falta de argumentos contra los embustes.

En definitiva, la espiritualidad supone libertad a la vez de crecimiento y liberación y la religión supone múltiples cadenas por parte de sacerdotes y mandatarios; éstos, los sacerdotes, suelen estar aliados al poder político, llegando ellos a ostentar el poder político y religioso en ocasiones (teocracia).

 
Nota: mi misión es la de romper esquemas, no la de perpetuarlos; puede haber gente que de inmediato me reproche que la religión y la espiritualidad no son incompatibles, pero ello sólo supondrá añadir una dosis de confusión al asunto tal como le conviene a nuestros esclavizadores
 
El Libertario
 
 
 
 

Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de la oscuridad para brillar

 

Arthur Schopenhauer

 

 

La religión no es sólo una, sino cientos.
La espiritualidad es una.
La religión es para los dormidos.
La espiritualidad es para los despiertos.
La religión es para aquellos que necesitan que alguien más les diga qué hacer,quieren ser guiados.
La espiritualidad es para los que prestan oídos a su voz interior.
La religión tiene un conjunto de reglas dogmáticas.
La espiritualidad te invita a razonarlo todo y a cuestionarlo todo.
La religión amenaza y amedrenta.
La espiritualidad te da paz interior.
La religión habla de pecado y de culpa.
La espiritualidad te dice levántate y aprende del error.
La religión lo reprime todo, te vuelve falso.
La espiritualidad lo trasciende todo, te hace verdadero.
La religión no es Dios.
La espiritualidad es el Todo y por lo tanto es Dios.
La religión inventa.
La espiritualidad descubre.
La religión no indaga ni cuestiona.
La espiritualidad lo cuestiona todo.
La religión es humana, es una organización con reglas.
La espiritualidad es Divina, sin reglas.
La religión es causa de división.
La espiritualidad es causa de unión.
La religión te busca para que creas.
La espiritualidad la tienes que buscar tú.
La religión sigue los preceptos de un libro sagrado.
La espiritualidad busca lo sagrado en todos los libros.
La religión se alimenta del miedo.
La espiritualidad se alimenta de la confianza.
La religión te hace vivir en el pensamiento.
La espiritualidad te hace vivir en la conciencia.
La religión se ocupa del hacer.
La espiritualidad se ocupa del Ser.
La religión te alimenta el ego.
La espiritualidad te hace trascenderlo.
La religión te hace renunciar al mundo.
La espiritualidad te hace vivir en Dios, no renunciar a Él.
La religión es adoración.
La espiritualidad es meditación.
La religión sueña con la gloria y el paraíso.
La espiritualidad te hace vivirlo aquí y ahora.
La religión vive en el pasado y en el futuro.
La espiritualidad vive en el presente.
La religión es un encierro en tu memoria.
La espiritualidad es libertad en conciencia.
La religión cree en la vida eterna.
La espiritualidad te hace consciente de ella.
La religión te da promesas para después de la muerte.
La espiritualidad es encontrar a Dios en tu interior.

Nota: este escrito no es mio; desconozco el autor

 

Has de cultivarte en temas de espiritualidad en tus ratos libres; de hecho, en la época de las máquinas en la que estamos, solo deberíamos trabajar cuatro horas para la sociedad y al menos otras cuatro horas deberíamos dedicarlas a formarnos en temas de espiritualidad y en prácticas basadas en estas ideas.
La espiritualidad es un conocimiento válido para todas las galaxias (y son millones las que existen).
No confundir espiritualidad con religión, pues esta última se limita a una parte de un planeta, es decir, a una parte ínfima de la creación.
Las religiones fueron creadas en muchos casos por nuestros benefactores para introducir unos valores y unas reglas de convivencia en gentes sumidas en la más absoluta barbarie, aunque después fueron pervertidas al introducirse como sacerdotes de ellas seres de la oscuridad; es hora de trascender la idea de religión, pues ésta en estos tiempos en vez de liberarnos nos ata.

 
El Libertario
 
___________________________________________________________________________________________________________________________
 
 
La religiosidad es un sentimiento íntimo que nace con el propio hombre y no es otro que el deseo de religarse, de reencontrar a Dios.
De ese sentimiento participan todos los seres humanos, sin distinción de razas, educación, culturas o circunstancias.
Hay que distinguir entre religiosidad y religión. La religiosidad sería la tendencia del hombre a volver al origen, al punto del cual partió, y la religión sería la institucionalización de ese sentimiento por el propio hombre.
Ese sentimiento es una manifestación absolutamente personal y única, que no necesita de traductores o intermediarios, sino que es la expresión más auténtica del ser humano. Sin embargo, todas las culturas que han poblado y pueblan el planeta han creado religiones y escuelas para enseñar a los demás, no a identificar su propio impulso, sino a aceptar un patrón fijo que, según ellos, contiene todos los atributos necesarios para ser un buen creyente y guardián de la ley.
Y así los hombres se han agrupado en dos grandes bandos: los manipuladores y los manipulados: los que quieren mandar y los que prefieren obedecer. ¿Quién es más responsable, el que manipula o el que se deja manipular?
 
Los Manuscritos de Geenom – El hombre célula Cósmica
 
 
 
 

 

Todo planeta en nuestro sistema solar está habitado por seres humanos. No te engañes por el hecho de que todavía no se haya detectado vida a través de los instrumentos científicos tridimensionales.

 

El hecho es que cada planeta de nuestro sistema solar está habitado por seres humanos*. Tienen cuerpos físicos como los seres de la Tierra, pero su distinta vibración les hace invisibles a nuestros ojos tridimensionales**. Sus civilizaciones, conocimiento y estilo de vida, varía de un planeta a otro, pero todos ellos se encuentran en un estado de evolución espiritual más avanzado que el nuestro***.

 

¿No es natural y deseable que la vida varíe de un planeta a otro? A fin de cuentas todos somos criaturas inmortales. ¿No sería horrible que a lo único que pudiéramos aspirar vida tras vida fuera a la misma aburrida experiencia? En realidad, vamos a contemplar la situación de la Tierra. ¿No difieren considerablemente el conocimiento, la cultura, el estilo de vida, las costumbres, las oportunidades, etc., de un país a otro, de una región a otra, incluso de un vecindario a otro? ¿No nos cansamos todos de la  rutina y a veces tratamos de ‘escapar de ella’ marchándonos de vacaciones a un lugar diferente?

 

En los estilos de vida más avanzados que existen en otros planetas, la gente ya no elige a sus dirigentes de una forma política. Su nivel de conciencia ha evolucionado trascendiendo el método de gobierno. En su estado de conciencia más avanzado, pueden discernir fácilmente quien entre ellos está más capacitado para guiarles. El liderazgo recae de forma natural sobre esos individuos. Este gobierno se podría describir más como espiritual que como político.

 

Sin embargo, no es espiritual en sentido religioso. Es espiritual en el sentido de hacer un mayor uso de las facultades espirituales inherentes, diferenciándolas del enfoque sensorial intelectual de la Tierra.

 

Dentro de nuestro sistema solar existe un sistema de gobierno espiritual todavía más elevado. Este nivel de gobierno se conoce como Jerarquía Espiritual del sistema solar. Esta jerarquía se compone de las almas del sistema más avanzadas espiritualmente.

 
 
 
Joseph Whitfield – El Tesoro de El Dorado
 
*las gentes del Gobierno Oculto de la Tierra lo saben;  lo saben perfectamente desde hace ya muchas décadas; lo que ocurre es que eligieron mantenernos siempre en el engaño para podernos manipular como a animales de granja que producen lo que ellos requieren: emociones; pero son emociones negativas las que ellos requieren de nosotros, pues estas son más potentes, aunque se puedieran alimentar también de las positivas, pero ellos eligieron las negativas
**no es cierto;  existen muchas razas en los distintos planetas de nuestro sistema solar que vibran en nuestro mismo rango de frecuencias, es decir, que son visibles a nuestros ojos; no podríamos ver a los habitantes de Venus, por ejemplo, ni a habitantes de Júpiter, pero sí podríamos ver a habitantes de alguna de sus lunas
***existen razas de seres tan regresivos como nosotros o incluso más; en la Luna existen colonias de seres de Orión (Reptilianos) regresivos que siguen existiendo gracias a su organización totalmente verticalizada; en Marte existen también estos seres de Orión