Vivir sin miedo

 

Es IMPORTANTE que sepas esto, aunque no lo creas, simplemente tenlo en cuenta porque en algún momento puede ser de gran ayuda, pero no en esta vida, sino en la vida después de esta vida. 

 
En el mundo de los espíritus (por llamarlo de alguna forma) TODO es lo que CREES. Si crees que te pueden dañar, así será.
Pero si eres consciente de quien eres realmente, NADIE puede dañarte. 
 
El mecanismo que usan ciertos seres para quedarse con el alma de alguien es el MIEDO.
 
Lo opuesto al miedo es el AMOR. Por eso es importante que no sientas emociones bajas como odio, miedo o ansiedad.
 
Nadie es tu dueño y nadie te pertenece. 
 

Y recuerda, CREER es CREAR*, y lo más importante es AMAR. Tampoco dudes de PEDIR AYUDA en un momento difícil. El Amor lo es todo. 

 
Créelo o no, pero no lo olvides.
 
 

Este mensaje es un tesoro anónimo, otro regalo que se nos da

 

*siempre fue así, en este Universo y en los paralelos; cuanto más liviano o sutil sea un mundo más rápido nuestra mente transformará nuestro entorno, incluso estando sostenido por un consenso (sostenido por varias mentes consciente o inconscientemente)
 
 
 
 
 
 

No hemos de tener miedo

 

Somos seres inmortales en una experiencia temporal.

 

Sólo se dan cuenta de ello por las circunstancias quienes tras cualquier hecho traumático vuelven de la muerte, algo bien silenciado por la religión y por nuestra “ciencia”, que es la que la élite oculta permite que nos guíe; lo que ocurre es que existe una protección entre nuestra conciencia de este mundo y nuestras otras conciencias, las cuales abarcan a la de este mundo; cada una de esas conciencias del ser que somos corresponde a una dimensión diferente y es de mayor nivel de comprensión la que corresponde a la dimensión de mayor frecuencia, la menos densa.

 

Como seres inmortales que somos no hemos de tener miedo, pues es una de las vibraciones que más es capaz de mantenernos ligados a este mundo, una vibración capaz de alimentar a seres que siembran gran negatividad en nuestro mundo.

 

El futuro nunca estuvo cerrado, no existe nada predeterminado, pues nuestro inconsciente colectivo está creando constantemente los nuevos escenarios en los que expresarnos y, entre todos, si hacemos las elecciones adecuadas, podemos provocar los cambios como para que no ocurra lo que parecía que iba a ocurrir de forma inminente.

 

Con frecuencia nos tratan de infundir nuevos miedos y para ello llevan varios años hablándonos de los estragos del Planeta X, Hercóbulus o Nibiru; en cuanto tienen ocasión vuelven con el tema.

 

Sólo ocurrirá lo que sea más acorde con el nivel de conciencia de nuestro inconsciente colectivo, y actualmente en la Tierra hay mucho que salvaguardar, muchas gentes con elevado nivel espiritual*, gentes de gran Luz, seres evolucionados, a pesar de que exista también mucha gente muy engañada, lo cual hizo que su nivel espiritual esté a niveles muy bajos, frecuentemente debido a su religión.

 

Conoceréis a los unos y a los otros por las diferencias en  sus actos.

 

Los unos nunca matarían, respetarían todo lo creado y harían bien sin distinciones.

 

Los otros matarían, no solo a animales y plantas sin remordimientos, sino a sus semejantes movidos por el engaño de la diferencia de ideología o por la diferencia en la religión.

 

Nunca hemos de tener miedo, pues este alimenta a quienes nos traen el mal y crearon las religiones y las separaciones entre nosotros.

 

 
El Libertario
 
*hace años que se superó el umbral mínimo de espiritualidad en la Tierra como para que seamos tenidos en cuenta por los seres de elevados niveles de desarrollo espiritual, seres próximos al SER
 
 
 
 

Todo el que vive en la carne es un dios-hombre. Todo el que vive en este plano es un hijo-hija del Padre, porque todos son parte de la Mente de Dios que está expresando su inteligencia divina por medio de la forma llamada humanidad. Cuando realicéis esto, llegaréis a ser “el ungido”. ¿Quién os unge? Dios, para estar más seguros: ¡vuestro Dios: el yo! Os ungís a vosotros mismos por medio del saber interior, el conocimiento y dedicáis vuestras vidas a atender las emociones de amor y gozo.

 

Cuando los dioses se identificaron con sus cuerpos y con el plano de la materia, se olvidaron de que eran criaturas divinas e inmortales y empezaron a temerle a todo. Cuando ya olvidaron que el amor, el poder y el conocimiento fluían a través de ellos, empezaron a buscar estas cosas por fuera de ellos. Pronto empezaron a depender de las estrellas, de sacerdotes y de profetas para encontrar conocimiento y entendimiento; dependían de líderes, reyes y gobiernos para que los protegieran y les garantizaran su supervivencia.

 

El temor ha sido el peor esclavizador de la humanidad porque os ha impedido saber quiénes y qué sois. Os ha impedido el gozo y la aventura de la vida. Os ha mantenido limitados por medio de la pobreza, la ignorancia, la enfermedad y la muerte. Os ha mantenido dando vueltas y vueltas en la rueda de la vida sobre el plano de la materia. Y cuando el temor existe dentro de vuestra conciencia, el amor a Dios, el amor al yo, el amor de hermano a hermano, de dios a dios, no puede existir, nunca puede existir, porque el temor ahoga la expresión y la experiencia del amor. En verdad nunca podéis amar o recibir amor de aquello a lo que teméis.

 

Enseñanzas Selectas - Ramtha