Despierta al HAARP

 
                                   Lo importante es el mensaje, no el mensajero

 

En esta ronda evolutiva de los acontecimientos humanos y planetarios, el Gobierno Secreto se encuentra a sólo un paso de dominar la energía de Gaia*: una fuerza inconcebible para vosotros como unidades individuales del gran ser cósmico. Esta vez tienen verdaderamente los dedos en el pulso de la Madre Tierra. Ahora, a sólo un instante cósmico de vuestra ascensión de la tercera dimensión, están determinados a alterar el cuerpo físico-emocional-mental del planeta hasta un punto que muy bien podría interferir con su proceso. Están muy cerca de tener éxito… allí donde antes fracasaron. Este punto crucial señala como ningún otro el enfrentamiento de fuerzas polares extremas, que alcanzará una resolución en la siguiente etapa de la evolución terrestre.

 
Esta fase es diferente a cualquier otra en los millones de años de la existencia de Gaia porque se trata de una ascensión.
 
Nunca olvidéis que cuanto mayor sea vuestra luz colectiva, más luminosa se vuelve la oscuridad. Vosotros, amorosos seres de Gaia, habéis venido a anclar la luz que se necesita ahora, y os estáis preparando para ello en planos personales y planetarios.
 

Actualmente se están llevando a cabo experimentos similares a los que condujeron al final de la Atlántida en un complejo laboratorio militar que opera en las tierras nevadas de Alaska, el hogar del proyecto HAARP. La áreas de pruebas de las instalaciones experimentales HAARP albergan un complejo laberinto de antenas diseñadas para transmitir niveles inimaginables de ondas de radio del extremo superior del espectro hacia la ionosfera del cuerpo etérico de la Tierra, calentando artificialmente la parte alta de la atmósfera, por razones que os van a sonar en el mejor de los casos como ciencia ficción. ¿Cómo podría ser de otra manera? ¿Qué explicación racional podría hallarse para alterar los campos energéticos naturales de la Tierra… especialmente en un momento en que la parte baja de la atmósfera, la capa de ozono, ya ha alcanzado su “punto de rotura”? Sin embargo, esto está lejos de ser ficción, queridos. Esta es la realidad en el presente de vuestras vidas físicas. Es el emerger de la Atlántida oscura. Tened en cuenta que existen muchos niveles de información errónea operando en vuestro mundo. La jerarquía oscura que actualmente preside la Tierra es estimulada por los Anunnaki, antecesores de la élite de poder o Gobierno Secreto. Ellos, gestores invisibles del poder de vuestro reino terrenal, son quienes establecen las reglas, quienes ponen los jugadores en las posiciones apropiadas sobre el tablero de vuestro mundo: un paisaje marcado por fronteras imaginarias que han sido diseñadas para parecer países separados y hacer que el juego sea más intrigante y controlable. Los líderes gubernamentales, que en apariencia guían y dirigen las estrategias militares, económicas y políticas de vuestras sociedades, son meros títeres en el juego… y lo saben.

 
Como contraposición por su obediencia, reciben grandes gratificaciones para sus egos, intensos estímulos de sus chakras inferiores y un lugar en la historia contemporánea. Aquellos que verdaderamente se atreven a producir cambios, olvidándose de que hay una estructura de poder a la que deben rendir homenaje, acaban siendo eliminados. Son los líderes por la paz asesinados, los desarmados y desgraciados que trabajan por la libertad de la humanidad, así como por la resolución pacífica de los conflictos globales y del sufrimiento humano.
 

En esencia, os animamos a rebelaros contra el dogma y la jerarquía de los sistemas de control, animándoos a uniros.

 
La propaganda pro HAARP procedente de gentes del estamento militar presenta el proyecto como una empresa científica relevante a nivel global, cuya intención es facilitar una mayor comprensión de la atmósfera terrestre y del calentamiento global, y a ese nivel de protocolo lo creen sinceramente. Su comprensión del proyecto se basa en preocupaciones muy reales con respecto a las alteraciones de la ionosfera y su efecto potencialmente dañino sobre las comunicaciones militares globales y los satélites supervisores.
Lo que no menciona el Nivel Uno de la jerarquía militar es que una de las aplicaciones encubiertas del Proyecto HAARP es la creación del arma definitiva, la que pondrá a todo el planeta de rodillas. Cuando esté completamente activado, el HAARP les permitirá manipular vuestro clima, controlar las comunicaciones y la vigilancia globales, reconstruir la trama electromagnética que antiguamente rodeó completamente la Tierra y restablecer el dominio total sobre la personalidad humana, la cual es fácilmente afectada por los cambios de presión atmosférica, la falta de luz solar y las frecuencias electromagnéticas alteradas.
La guerra geofísica, el dominio de las fuerzas de la Tierra como fuentes de poder, puede alterar el clima en determinados puntos del planeta, causar daños en las corrientes oceánicas, desviar y alterar los sistemas de comunicaciones y atontar a poblaciones enteras.
La verdad está velada por la “autodefensa”, la errónea justificación de todo abuso de poder, que os repiten los perennes arquitectos de la guerra que se libra en la inocente Tierra.
Aún así, ni siquiera el más alto escalafón militar tiene acceso a la verdad respecto al HAARP, su enormidad, y tampoco serían capaces de imaginarla… porque, a diferencia del círculo interno de la élite del poder, ellos no son del linaje Anunnaki.
Os pedimos que os imaginéis un arma suficientemente poderosa como para afectar a toda la civilización global, el planeta mismo, operando mediante ondas electromagnéticas y ondas resonantes y comprenderéis porqué las bombas y los arsenales militares están tan anticuados para los militares como los tinteros y plumas lo están para los escritores de la generación del ordenador.
Imaginad lo que se podría hacer si la comunidad científico-militar consiguiera la resonancia de todo el planeta…: se trata de hacer estallar el campo aúrico de la Tierra, la ionosfera, emitiendo suficientes gigavatios de frecuencias de radio del extremo superior del espectro para alterar su ser etérico: sus cuerpos mental, emocional y físico. Vosotros, criaturas de la Tierra también quedaréis alterados, porque sois el reflejo de la Diosa y estáis sometidos a las leyes que gobiernan su ser.

Los líderes militares, las marionetas Nivel Uno de la élite de poder, creen que están  trabajando en el arma perfecta, diseñada para controlar los enormes poderes de Gaia en contra de un “enemigo” elusivo, con la intención de mantener a la población bajo control. Y esto es cierto a ese nivel, porque en este proceso se hallan involucrados muchos niveles de operatividad y de intención. Ellos están perfeccionando el arma de armas y tienen razón en creer que su control encubierto y subliminal sobre vosotros se intensificará enormemente, pero esto no es nada si se compara con las consecuencias de manipular el escudo: la ionosfera del campo aúrico de Gaia.

Todas las armas de destrucción actualmente conocidas en vuestro mundo, los arsenales nucleares, armas químicas y biológicas, los sofisticados aparatos espaciales y los misiles inteligentes, van a quedar completamente obsoletos cuando el HAARP esté completamente operativo. No querréis saber lo que producirá cuando se encuentre a plena potencia. La acumulación de estas emisiones electromagnéticas causará sin duda alteraciones inimaginables sobre la superficie de la Tierra y dentro de ella, trastornando toda la vida que allí habita. Además, reiteramos, podría muy bien interferir en vuestro proceso de ascensión.

 
Una conciencia global del proyecto alteraría el desarrollo de los experimentos que se están llevando a cabo actualmente en la atmósfera y bajo tierra.  Pero debéis saber del HAARP para entender de qué modo el Gobierno Secreto trata de manipular radicalmente la energía de Gaia.
 
Allí, en las tierras remotas de la heladora tundra de Alaska, los científicos militares están generando una potencia mortífera que puede hacer estallar la ionosfera de vuestra atmósfera terrestre emitiendo lo que se mediría como cien mil millones de vatios de frecuencia de radio del extremo superior del espectro. En sus experimentos desconocidos para la mayor parte de la población humana, ya están operando al 8-10% de esa fuerza colosal. Han estado incrementando activamente la carga dirigida hacia la ionosfera y ya están trabajando con más frecuencias de radio de más de ocho mil millones de vatios.
 

El objetivo fundamental del proyecto es el calentamiento deliberado de la ionosfera, de manera muy parecida a como un horno de microondas calienta vuestra comida. Su intención es estimular los iones de la parte alta de la atmósfera en un intento de manipular ciertas reacciones electromagnéticas, reacciones de especial interés para el poder, y que, según los Anunnaki, son una absoluta necesidad para el futuro de Nibiru.

 
Para los científicos HAARP, los administradores de más alto nivel, sois animales de laboratorio y vuestras jaulas, los campos electromagnéticos de Gaia, son mucho más interesantes que los seres humanos individuales y otras formas de vida que sufrirán sus efectos. Por lo tanto, prepararos… porque esto sólo es el comienzo de las extrañas alteraciones y sufrimientos que pronto serán habituales para vosotros, a medida que la presión aumente en la olla de las capas altas de la atmósfera terrestre. Sólo es el principio…
 
Queremos que consideréis con mucho cuidado lo que os estamos diciendo antes de reaccionar a ello… desde un lugar de serenidad y calma. Deseamos provocaros para que empecéis a plantear preguntas, a prestar más atención, para que os atreváis a hablar. No esa nuestra intención molestaros, sino estimularos, porque ahora es de la máxima importancia que tengáis una mayor conciencia de lo que ocurre a vuestro alrededor. Se trata de vuestra liberación.
 

Lo que está detrás del proyecto, la intención del poder, es controlar esa enorme fuerza geofísica mediante el dominio de las frecuencias geofísicas del planeta, gobernando de paso todas las formas de vida y obteniendo el completo sometimiento de la Tierra. Creen que cuando hayan dado con el latido electromagnético, las oscilaciones de los pensamientos y la canción del alma de Gaia, podrán establecer resonancia entre la Tierra y Nibiru: una conexión cósmica tan intensa que ambos seres quedarían inexorablemente vinculados a través del no-tiempo de su existencia.

¿Por qué? Su desviado plan es crear un vínculo vibratorio tan poderoso que la tierra atraiga a Nibiru sacándolo de su curso galáctico por el gélido espacio y haciéndolo pasar por los túneles astrales de vuestra Deidad Solar cuando la totalidad del sistema ascienda. Y están avanzando peligrosamente, porque esto no es tan imposible como os pudiera sonar. Para quienes han dejado atrás la experiencia de la individualidad, la ilusión de separación, la idea de que los cuerpos celestes están separados también es extremadamente limitada. En Todo Lo Que Es no existe verdadera separación, porque todo está vibrando ligado e interrelacionado.

 
Vuestra raza, dirigida por los Anunnaki, ha alcanzado esta fase de desarrollo. Os recordamos que encontrar un hogar estelar ha sido el objetivo de los nibiruanos desde aquellos tiempos remotos de cambios celestiales en que fueron sacados de Sirio. No debería sorprenderos que ahora estén poniendo todo tipo de frenos, en el momento del ascenso de vuestra Deidad Solar a la cuarta dimensión. Es ahora o nunca.
 
Al final de la Atlántida, los señores Anunnaki intentaron establecer este mismo tipo de vínculo energético entre los dos planetas, porque este plan estaba orquestado desde hace mucho tiempo. Fue la experimentación con las fuerzas primordiales de la tierra lo que causó el hundimiento de todo un continente, la que hizo que hubiera tsunamis e inundaciones en la mayor parte de vuestro mundo: la noche oscura del invierno sin sol durante largo tiempo sobre la faz de la tierra. Si los atlantes hubieran trabajado con el tipo de dispositivos que se están utilizando en las instalaciones HAARP, los resultados podrían haber sido muy distintos.
 
¿Qué sucedería si se llegara a esta situación inimaginable, si se consiguiera la vinculación planetaria entra Gaia y Niviru? ¿Qué significaría eso para los residentes de la Tierra, humanos, animales y plantas?
 
Es esencial que comprendáis el proceso kármico. Nibiru, el vagabundo, ha elegido evolucionar mucho más lentamente que los seres planetarios de vuestra Deidad Solar. Este planeta no puede alcanzar la ascensión simplemente deslizándose en la longitud de onda terráquea, porque de eso es de lo que estamos hablando aquí. Todos venimos a “hacer el trabajo”; ni siquiera  los grandes seres celestiales son una excepción al Plan Divino. No existen atajos en nuestro retorno a Todo Lo Que Es. Éste es el camino y la gloria del Espíritu.
 
Sin embargo, más vale que HAARP sea desarmado antes de que los científicos con sus confusos experimentos y su abuso demente de las energías terráqueas, produzcan más alteraciones del cuerpo aúrico de vuestro planeta. A medida que vuestra Deidad Solar se prepara para la ascensión, las tormentas, llamaradas solares y explosiones han de ser procesadas en la ionosfera, el ser externo de Gaia, y estos sucesos son aspectos esenciales tanto de su conversión como de la vuestra. Son manifestaciones vitales de la mutación de la materia, reflejos de la deidad consciente, y ahí no deben producirse interferencias de los perversos técnicos del control.
 

VUESTRA REBELIÓN PUEDE ANULAR A LOS TRANSMISORES… pero debe hacerse a través de la resistencia pacífica, porque de otro modo el poder encontrará la excusa que necesita para destruiros. Vuestra mente colectiva, la conciencia enfocada de muchos, puede desviar el bombardeo energético y remediar la desarmonía energética a cualquier nivel. Tratad de revelar lo que se encuentra oculto y contad la verdad a todos los que están dispuestos a escuchar.

A través del ruido electrónico y el zumbido de sus dispositivos de control, la Diosa lucha por oír el pulso del Corazón Uno, la voz de vuestras almas. Tenéis que moveros con más rapidez que nunca, porque falta un minuto para la medianoche y todo no está en paz en el planeta Tierra.

 
Del Consejo Supremo de Sirio – a través de patricia Cori; obtenido del capítulo 8 de su libro Vuelve la Atlántida

* la Madre Tierra