Creación de la realidad y liberación

 
 
 

Si muchos de entre nosotros llegamos a comprender que nosotros somos los creadores de nuestra realidad y que la materia es un producto de nuestra mente a través de nuestro inconsciente colectivo, si llegamos a comprender que el poder está en nosotros como grupo y que la realidad es un escenario que preparamos entre todos para poder protagonizar nuestras vivencias, lo más fácil es que elijamos un entorno bastante benigno en el que manifestarnos.

 

Esto es lo que desean evitar a toda costa quienes nos manejan, las gentes del poder, el que nos demos cuenta de nuestra grandeza, de que nosotros somos los dioses creadores, pues entonces no podrían manejarnos y sobrarían la mayor parte de ellos en nuestra realidad.

 

Es la mente la que crea la realidad y el entorno en el que manifestarnos y caemos en desgracia cuando lo ignoramos perdiendo por ello el poder; pero hemos de enfocarnos en el bien como colectivo si lo que deseamos es una realidad más benigna en la que manifestarnos de forma que unidos para la creación de la positividad el Universo se ponga a nuestro servicio en toda su magnificencia.

 
 

Repito: el poder está en nosotros, nosotros somos la clave como colectivo tanto para crear la realidad más maravillosa como la más deleznable.

 

Somos nosotros como grupo los que permitimos la acción de nuestros esclavizadores por alimentar nuestra mente con lo que la debilita y por la ignorancia que sucede al hecho de haber cedido nuestro poder, pasando a alimentar nuestra mente, la creadora de nuestra realidad, con las mentiras y enseñanzas tendenciosas de quienes así se perpetúan  como nuestros amos.

 

Puede que todavía no aceptéis estas ideas, pero todo el mundo tiene por delante millones de años en muchos miles de vidas de forma que esto sea algo que lo lleguemos a aceptar como la mayor verdad de entre todas y la que guíe nuestras vidas.

 

El Libertario    
 
 
 

 

La voz me dijo que la mente subconsciente había llegado a ser prisionera del temor y esto había causado la desconexión del Amor Infinito, la única cosa que realmente es.

 

Este proceso había alcanzado una escala tan grande que los niveles más bajos de la mente subconsciente habían llegado a desarrollar temor a lo desconocido, temor a aquello que está más allá de la conciencia desconectada. La conciencia había olvidado que ella es el Infinito Amor y que lo que está más allá de sus ilusorios límites también es el Infinito Amor.

 

Para impulsar el temor a lo desconocido, la mente subconsciente ha creado una proyección del pensamiento colectivo, una especie de película 3D, a la que yo llamo la Matrix (...) La Matrix es un sistema autocontenido que ha perdido contacto con el Infinito que existe más allá de su ilusoria realidad. De hecho, la Matrix también es el Infinito, pero lo ha olvidado.

La voz me dijo que la esencia de la Matrix es repetir el Bucle del Tiempo en la forma del mundo de los cinco sentidos.

Ahora voy a explicar la “central de energía” que alimenta al sistema. El Bucle nació para convertir en algo normal el temor a lo desconocido e inicialmente era mucho más placentero que en la actualidad. Cuando la gente comenzó a vivir en el temor, se sintieron confortables con lo familiar y predecible y este mismo proceso ha ocurrido a nivel colectivo subconsciente. Este fue el camino que permitió que la mente subconsciente tolerara la oscuridad, proporcionándose a sí misma seguridad en lo familiar.

 

¿Cuál es el mayor tipo de temor que experimenta la humanidad? El temor a lo desconocido.

La mente subconsciente creó un mundo de sueños que se convirtió en una pesadilla.

 
 
[...Siete meses más tarde leí un antiguo mito hindú que decía que] la conciencia humana había comenzado como una ondulación que decidió dejar el océano de la conciencia eterna, sin tiempo y sin espacio. Cuando asimiló el estado de desconexión, la conciencia humana olvidó que era parte de un océano infinito y se sintió aislada y separada (...)
 

La voz me dijo que este estado emocional había generado colectivamente la creación de la ilusión de la Matrix que los seres humanos toman por real.

 
 
David Icke - El Amor Infinito es la única verdad, cualquier otra cosa es ilusión
 
 
 
 

¿Los oscuros también cocrean? ¿Los seres que llamamos de la oscuridad, los que no vibran en esa luz de amor y la sabiduría, también tienen ayudas del Universo?

 

Claro… Naturalmente que la cocreación se da en los distintos planos y polaridades y entre distintos tipos de seres. Creo que deberíamos aclarar una vez más el tema del bien y del mal, querida mía…
Para comprender mi naturaleza*, que es ‘vuestra naturaleza divina’, los hombres y mujeres debéis recordar siempre que mi fuerza es andrógina y completa. Yo soy dios y diosa a la vez, soy la fuerza de creación, expansión y acción desarrolladora, a la vez que tengo la capacidad de gestar, gestionar y alimentar todo lo que he creado. Si soy acción e iniciativa, es que soy un dios yang; si también soy gestadora y nutridora es que soy una diosa yin. Si soy luz, es que también soy oscuridad.
Soy ánimus y ánima simultáneamente. Todos los seres existentes en el universo son partículas de mí, son pequeños dioses-diosas vibrando en un plano determinado. Eso significa que todos y cada uno de vosotros tenéis luz dentro, del mismo modo que tenéis oscuridad**.

 

Marta Povo – Cocreación, ese dios en minúscula

*la de Dios

**¿alimentaremos a la Luz de nuestro interior o a la Oscuridad? Dependiendo de esto ayudaremos a crear cielos o infiernos en esta nuestra Tierra. 

 

 

 

A medida que continuasteis creando en la materia, fuisteis impulsados a experimentar todas las creaciones aquí para que pudierais disfrutar del tesoro de su realidad en forma de sentimientos. Cuando la vida en este plano se volvió un principio creativo continuo, os enfocasteis tanto en esas creaciones y os identificasteis tanto con el cuerpo que pronto olvidasteis el fuego divino que está dentro de vosotros y quedasteis atrapados en la experiencia corporal.

 

Desde el tiempo cuando olvidasteis quienes erais, vuestra búsqueda ha sido encontraros a vosotros mismos de nuevo, por medio de las creencias en el cielo y los fuegos ardientes del infierno; por medio del amor, la religión, la disensión y la guerra; por medio de cualquier cosa que os hiciera encontrar el poder de vuestro dios y la eternidad de vuestra vida.

 

Creador: Tú has creado tu pena; has creado tu depresión y tu ira. Has creado tu miseria, tu herida y desespero. Has creado tu gozo y tu felicidad; has creado cada momento de tu vida y, de cada creación, ganas sentimientos que te proporcionan un mejor entendimiento del fuego que vive dentro de ti llamado, si quieres, Dios Todopoderoso.

 

¿Por qué habéis regresado a este plano? Para completar vuestra identidad como Dios. Esa es, sencillamente, la razón

 

Enseñanzas Selectas - Ramtha

 

 
 
 

La inmensa mayoría de las personas muere ignorando totalmente su existencia espiritual. Aunque muchos tienen firmes creencias religiosas, carecen de un conocimiento práctico de su identidad espiritual y de que su existencia continúa después de la muerte. En el momento de morir, transfieren su consciencia del cuerpo físico a su forma no física de frecuencia superior e inmediatamente se encuentran con sus seres queridos y amigos fallecidos. Evidentemente les encanta descubrir que siguen existiendo y les regocija reunirse con sus seres queridos. En los siguientes días y semanas se integran a una nueva realidad vibratoria y empiezan a adaptarse y a ajustarse a sus respectivos grupos sociales. Esta sensación colectiva de integración reúne y mantiene unidos a millones de personas en espléndidos entornos no físicos de consenso*.

 

Los distintos grupos de personas tienen diferentes conceptos del Cielo. Por ejemplo, la perspectiva islámica es diferente del punto de vista cristiano. Recuerde que los entornos no físicos responden a los pensamientos**; cada religión y grupo social importante ha creado su propio concepto de Cielo, de acuerdo  con las convicciones y creencias del grupo. Muchos de estos entornos energéticos son muy antiguos y están muy bien establecidos por la conciencia colectiva de sus integrantes. En forma muy parecida al mundo físico, a casi todas las personas les complace adaptarse a la realidad de consenso habitada por sus amigos y seres queridos. ¿Por qué no habría de ser así? Es increíblemente agradable cuando se compara con la  materia. Existen magníficos paisajes por descubrir y explorar. Se pueden apreciar los paisajes y entornos más atractivos de la Tierra, además de muchos otros. Todos los árboles y prados reflejan un vibrante espectro de color que está más allá de nuestra imaginación. Todo –las plantas, los animales, la vida misma- está hecho de luz. Una matriz de energía que responde a los pensamientos manifiesta todo lo que piensan sus habitantes. Es obvio que sus habitantes piensen que esta es la realidad final: el Cielo.

 

Debido a que se supone que estos magníficos entornos son el Cielo, y a que se comparan con la existencia física, estos entornos de consenso son el Cielo –en ellos no hay muerte, enfermedad, deterioro, crimen ni cosas semejantes.

 

Sólo hay un problema: la inmensa mayoría de sus habitantes no físicos, miles de millones de ellos, no saben que existen otras dimensiones energéticas, todavía más esplendorosas, más allá de los límites de su percepción no física. Estas espectaculares dimensiones energéticas están formadas por interminables frecuencias de luz y energía pura, cada una más radiante que la anterior, una  progresión de luz viva que existe mucho más allá de nuestros frágiles conceptos de forma y solidez y que continúa hasta el corazón mismo del universo multidimensional.

 

Esta información es importante porque el primer paso para ampliar nuestra conciencia es reconocer los diversos límites que nos fijamos, tanto físicos como espirituales. Este conocimiento destaca la necesidad de que  todos ampliemos nuestra percepción y nuestra experiencia más allá de los límites densos que nos rodean. Una vez que desarrollemos la capacidad de explorar más allá de los límites de nuestros cuerpos, podremos aplicar esa misma capacidad en nuestra existencia futura, en nuestro hogar no físico.

 

William Buhlman – Aventuras Fuera del Cuerpo

 

*apoyados o construidos por la mente de todo un grupo
**esto ocurre en nuestro mundo 3D también, pero en los otros mundos, de menor densidad, el cambio del entorno dependiendo del pensamiento es mucho más evidente por la rapidez con que el pensamiento moldea al entorno, tanto más cuanto menor sea el grupo que por consenso creó ese entorno
 
 
 
 

 

El mejor aporte que podéis brindar es el de vuestro propio cambio, pues cambiando, hacéis del vuestro un mundo mejor, generando una cadena de acciones que, en suma, despertarán una conciencia grupal diferente, capaz de inclinar la balanza de los acontecimientos positivamente a favor de los demás.

 

Recordad que las enfermedades son solo el reflejo de conflictos psicosomáticos, derivados de las dificultades propias del medio en que vivís. Todo se manifiesta en el cuerpo emocional y espiritual del Ser humano.

 

Si aplicáis ese precepto a vuestra sociedad, en la máxima universal de: “como es arriba es abajo”, encontraréis que como miembros activos de la luz, despertando estos logros se proyectarán, al igual que las enfermedades psicosomáticas en vuestro cuerpo, cambios positivos en vuestro mundo.

 

¿Comprendéis por ello porqué es de vital importancia que toméis las riendas de vuestro destino en vuestras manos asumiendo el gobierno de vuestras propias vidas?, y es que asumiéndolo, estáis activando una sucesión de acontecimientos que terminarán por sentar las bases y condiciones de una nueva vida.

 

Hacia una Civilización Xolar – Luis Fernando Mostajo Maertens