Prueba del más allá

 

Para aquellos que solo creen en la materia y en la creación del pensamiento a partir de la materia, tenemos un caso muy especial, al que aquellos que nos limitan para aprovecharse de nosotros dejarán a un lado para no tener que dar por falso todo aquello que enseñan los sacerdotes de la nueva religión que llamamos “ciencia”.


Se trata del caso de un conocido neurocirujano estadounidense de gran reputación, Eben Alexander, hijo también de neurocirujano, que cambió radicalmente de opinión, de creer sólo en lo que sus sentidos le mostraban a creer en algo que va mucho más allá tras una experiencia de casi muerte (ECM) de él mismo durante un coma que duró una semana.


Lo que hace a este caso muy especial no es el que un científico atrapado entre las rejas limitantes de la mente impuestas por la ciencia haya hablado tras una experiencia personal, sino el haber sido monitorizadas sus ondas cerebrales durante todo el proceso de su meningitis y derrame cerebral, pudiéndose constatar en los registros de actividad cerebral que durante todo el proceso no hubo ondas cerebrales, es decir, estuvo en coma.

 
Sin embargo, mientras estuvo en coma, vio como ascendía a través de un valle estrecho y oscuro hasta llegar  a otro valle inundado de gran luz y pintado de colores indescriptibles: 'No podría describir ni un triste esbozo de su auténtica belleza'; allí fue recibido por una música celestial, 'un sonido viviente' y una luz blanca y pura que se iba acercando cada vez más, en cuyo centro apareció una puerta que no tardaría en atravesar. A sus pies se extendía un paisaje bellísimo: 'Volaba sobre aquel lugar, por encima de arboles y campos, arroyos y cascadas, y, de vez en cuando, personas. Y también niños, niños que reían y jugaban. La gente cantaba y bailaba en círculos... Un mundo de ensueño increíblemente hermoso'.
 
Eben se pasó bastante tiempo revisando los informes médicos de su caso y comprobó que su cerebro, su neocortex, había estado apagado; el area que está implicada en el cerebro en los sueños lúcidos permaneció sin signos de actividad. Así se dió cuenta de que era imposible que las vivencias que tuvo durante su ECM fueran un producto de su cerebro, pues para él anteriormente, tal como se les ha inducido a pensar erroneamente a las gentes atrapadas por la ciencia, todo esto era el producto de una hipoxia cerebral.
 
 
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-10-03/el-neurocirujano-de-harvard-la-vida-tras-la-muerte-existe-y-la-ciencia-debe-tomarlo-en-serio_223849/
 
 

Siempre hemos de tener presente que la ECM es distinta para cada persona y que quienes son nuestros guías se nos mostrarán de forma diferente dependiendo de lo que cada uno lleva en su mente, es decir, interpretaremos que vimos a Jesús y a sus ángeles si uno es Cristiano, o a Buda y otros seres de los cielos* si somos budistas, etc., pues nuestros guías conocen toda nuestra existencia y aquello en lo que creemos.

Si uno es un ser que sintoniza con el bien, con la Luz, tendrá lugar una experiencia maravillosa durante una ECM, pero si alguien sintoniza con el mal o con el miedo tendrá una experiencia dura y poco recomendable, describiendo a la vuelta el verdadero infierno, los mundos astrales por los que vagó.

 
 
El Libertario
 
*son muchos los cielos y diferentes según el nivel de evolución espiritual de cada uno
 
 
Son multitud los casos en los que nuestra querida y limitante 'Ciencia' no puede explicar una serie de fenómenos paranormales protagonizados por gentes tras haber experimentado una ECM, pero la ciencia no afrontará la gran realidad, tal como la élite oculta a la que sirve desea, ofreciéndonos una de sus clásicas explicaciones como para vendarnos los ojos y la mente.
 
 
 
 

Debido a los postulados limitantes mucha gente quedó incapacitada para ver, quedó ciega. Así ocurrirá que su mente nunca abordará abiertamente, sino a través de sinrazones aquellos casos para los que la “ciencia” anclada en la materia, la que la élite oculta permite que se le dé al pueblo llano, no tiene ninguna explicación.

La Dra. E. Kübler Ross recogió varios testimonios de personas ciegas que experimentaron una ECM (Experiencia de Casi Muerte); el testimonio de las personas privadas de visión es uno de los más importantes a la hora de descartar cualquier posibilidad de alucinación, falta de oxígeno u otras causas aportadas por colegas médicos, escépticos a la hora de considerar el fenómeno de las ECM como una evidencia de vida después de la muerte.

Según la Dra. Kübler Ross: 

“interrogamos a una serie de personas con ceguera total y fueron capaces de decirnos no solamente quien entró primero en la habitación para reanimarlas, sino que también describieron con precisión el aspecto y la ropa que llevaban los que estaban presentes, y en ningún caso los ciegos disponen de esa capacidad. Las personas ciegas pueden decirme el color de las corbatas de sus médicos”.

 

Este estudio de la Dra. Kübler Ross jamás llegó a ver la luz, pues la Dra. había acumulado más de 20000 registros de casos de ECM, pero alguien incendió su casa y se perdió toda su base de datos.

 
 
________________________________________________________________________________________________________________________
 
 
 
 
 
Cambios y transformaciones más comunes tras una Experiencia de Casi Muerte (ECM)
 
 
 
-Crecimiento espiritual
-Amor
-Conocimiento trascendental
-Paz interior
-Adquisición de más sentido de la responsabilidad y cuidado por los demás
-Autoconocimiento
-Sed de conocimiento y sabiduría, curiosidad
-Cambios o consolación en los sistemas de creencias
-Transformación del sistema de valores
-Cambios del propósito de la vida
-Reorientación de la trayectoria o carrera profesional
-Cambio social positivo
-Emergencia o aumento de la percepción de fenómenos psíquicos
-Cambio de actitud hacia uno mismo y hacia los demás
-Actitud más abierta
-Personalidad más extrovertida
-Aumento de la autoestima y confianza en uno mismo
-Aumento de la capacidad de sentir
-Pérdida del miedo a morir
 
 

Peter HurKos (1911-1988) sufrió un accidente que le dejó tres días en coma. Tras él, volvió a la vida con extraordinarios poderes psíquicos, como predecir el futuro, averiguar las verdaderas intenciones de la gente o descubrir a los autores de los crímenes. Sus habilidades eran tan infalibles que no tardó en empezar a resolver casos de personas desaparecidas y asesinatos, por lo que fue invitado en repetidas ocasiones por la Interpol y el FBI para ayudarles en su trabajo. Peter resolvió veintisiete casos en diecisiete países diferentes. En 1956 viajó a Estados Unidos a instancias del  doctor Andrija Puharich, quien, tras someterle a un exhaustivo examen científico, concluyó que sus poderes psíquicos eran demostrables empíricamente y no podían ser refutados, pero tampoco explicados.

 

 
La Prueba - Mado Martinez