Tesla, Luz y Oscuridad

 
 
 
Tesla volvió a este plano para saldar su deuda kármica por la destrucción de la Atlántida; en ello tuvo mucho que ver él en una encarnación anterior en la que fue el jefe del Sacerdocio Oscuro de la última etapa de esta. Era también un gran inventor y perfeccionó la tecnología de cristales de la Atlántida. En esa época los cristales de cuarzo se usaban para la obtención de energía motriz, para la curación y para la iluminación nocturna de toda la Atlántida mediante estos alimentados por la energía de la mente colectiva. A este ser, Tesla, los Anunnaki le entregaron el poder total y él comenzó a usar la tecnología de los cristales para la dominación. Sus experimentos de dominación de la mente colectiva, la generación de ondas propagadas a través de la Tierra y sus experimentos con la antimateria trajeron la desdicha a la Atlántida y a toda la Tierra la cual experimentó grandes convulsiones y radiactividad tras las guerras con las civilizaciones de aquella época. Bajo el mando del Sacerdocio Oscuro habían dominado la antigravedad así como la genética, llegando a crear seres mitad hombre mitad animal para ser empleados como esclavos.
 

En su última visita a la Tierra a este hombre le tocaba ser un “ser de bien” y la verdad es que lo intentó.

 
Buscaba el proporcionar energía abundante y gratuita para todos nosotros, pero el Gobierno Secreto, se lo impidió; éste gobierno controlaba las grandes empresas del momento y no vieron con buenos ojos el que no pagásemos por la energía. A Tesla se le ridiculizó y desprestigió de todas las formas posibles, pero sobretodo en los medios académicos en los que están la mayoría de los que se tienen por “científicos”, marionetas de la élite, sabiendo de esto los de ciertos niveles y la mayoría de ellos sin saberlo, pues su “ciencia” está totalmente controlada por la élite oculta y debido a esto sólo sale a la luz lo que no les importa o lo que eligen que salga.
 
Ante su ninguneo y ridiculización, pues nadie le financió a partir de cierto momento, Tesla pasó a trabajar para los militares en secreto, pues su gran ego no le permitía ser un segundón.
 

Así su misión quedó desbaratada pasando de trabajar para el bien, la Luz, a trabajar para el lado oscuro.

 
 Inventó unos dispositivos que emitían ondas resonantes a través de la Tierra y eran capaces de producir terremotos; también inventó el llamado Rayo de la Muerte, capaz de destruir a ejércitos completos según palabras de él mismo. La mayor prueba de su poder destructor la tenemos en la explosión de Tunguska en Siberia; jugar con esta energía supone el empleo de la antimateria para temas de guerra. Esto mismo es lo que provocó el hundimiento de la Atlántida, lo cual afectó también negativamente a los Anunnaki y al Gobierno Secreto de entonces, así que supongo que ahora serán más cautos en el manejo de este tipo de armas.
 

Actualmente el empleo de la tecnología de Tesla para el control mental, para la producción de terremotos o para causar todo tipo de desastres utilizando ondas resonantes, se efectúa mediante los equipos HAARP

 

A Tesla le pararon los pies las gentes del Gobierno Secreto y, sin saberlo, pasó a trabajar para estos, pues ellos también controlaban a los militares que le dieron trabajo*

 

 

Del Consejo Supremo de Sirio - a través de Patricia Cori ; ideas obtenidas de su libro Vuelve la Atlántida, principalmente de su Capítulo 9 - Tesla, Alquimista de Atlán

*pusieron a su disposición laboratorios perfectamente equipados

 

 
 

Buscadores de la paz y del camino del amor, no podéis evitar preguntaros por qué el desarrollo de acontecimientos de transición tan extáticos como los que se han comenzado  a manifestar en todas partes de vuestro sistema solar en ascenso tendrían que incluir oposición y obstrucción violenta, como las que estáis observando ahora en la representación de los juegos oscuros y peligrosos del Gobierno Secreto.

Cuando estáis centrados, sintiéndoos equilibrados y con claridad mental, reafirmáis que no es necesario y que no tenéis la intención de avivar las fuerzas oscuras entregando vuestro poder a la depresión colectiva, nacida del miedo y la desesperanza –emociones que tanto daño hacen al espíritu.

Desde un espacio de claridad -el centro de vuestro ser- podéis realizar mejor vuestro trabajo, a un nivel tanto individual como colectivo, para neutralizar el impacto de la oposición, elevando a quienes os rodean hacia la luz de vuestra esperanza y vuestra celebración. Servís de modelo para otros, permaneciendo firmes en vuestro compromiso con la creación de un mundo mejor para vosotros mismos, para vuestras familias, para todos los seres vivientes de la Tierra –y más allá. Desde ese lugar de calma y serenidad, encontráis seguridad en vuestra comprensión de cómo la elevación de Gaia puede llegar a ser una experiencia más tranquila y gozosa de lo que  generalmente se expresa en el humo y la neblina de aquellos que destrozarían la belleza.

¡Basta de Secretos! ¡Basta de Mentiras! – Patricia Cori