Claves ocultas

 
 

Siempre se nos dieron claves. Quien busca halla.

 

No es impedimento insalvable el que hayan hecho quemar las grandes bibliotecas de la antigüedad. Quienes perpetraron las fechorías siempre fueron gentes de las nuestras* que se dejaron engañar y por su ignorancia fueron empujados a quemar, a destrozar o a hacer desparecer algo; quienes empujan a quienes se convirtieron en grandes ignorantes, engaño tras engaño, son siempre los oscuros y lo siguen haciendo a través de los satanistas hoy, gentes de múltiples sectas verticalizadas o de mercenarios pagados por los satanistas.

 

Da la impresión de que los oscuros tienen unos programas preestablecidos que siempre nos quieren imponer, tales como la muerte en cruz de un Dios o un Hijo de Dios por nuestra culpa, directamente o indirectamente para limpiar nuestras faltas y nuestras culpas.

 

Han borrado casi todos los rastros de dioses clavados en cruz a los que se reverenciaba, pero aún hemos podido hallar este tema. Lo hemos hallado en lugares recónditos donde los oscuros no sospechaban. Lo malo es que los agentes de los oscuros, tras un hallazgo sorprendente, son quienes llegan con el pretexto de estudiar el hallazgo como científicos titulados de una institución de prestigio (suelen pertenecer a instituciones muy conocidas, pero tomadas por los oscuros) y hacen destruir las pruebas argumentando después que eran objetos falsos o sin valor.

 

En caso de existir muchos objetos extraños inexplicables o que desmienten los dogmas de los oscuros y no se pueda esgrimir un argumento estúpido o hacerlos desaparecer, se busca a uno o más cabezas de turco: personas que comiencen a hacer “réplicas” de los objetos en cuestión para después poder argumentar que todo ello fue un plan urdido por unos cuantos farsantes.

 

Mientras no busquemos el conocimiento y nos hagamos de conocimiento suficiente como para poder discernir (con ayuda también de nuestro Yo Superior) entre lo verdadero y lo falso, siempre estaremos engañados creando con nuestro inconsciente colectivo infiernos allá en el planeta en el que vivamos y a merced de los oscuros operando a través de quienes de entre los nuestros se vendieron a cambio de riqueza y poder; al venderse estos, nos vendieron; también estaremos a merced de los engañados de entre los nuestros, siendo los engañados sostenidos por sueldos, tratando así de hacer perennes sus teorías y dogmas engaño en nuestra comunidad.

 

Imágenes:

 

1)- de la Cueva de Burrows, en Illinois, USA

2)- de la Cueva de Burrows

3)- hallado en un cementerio indio en Michigan, USA

4)- hallado en México

5)- Hallado en México

 

*los oscuros interdimensionales no actúan directamente contra nosotros, sino indirectamente, a través de los nuestros; en otro caso estarían faltando a unas reglas universales por lo que se buscarían castigo (a pesar de vivir bajo tierra pueden ser castigados, pues existen seres de suficiente nivel como para hallarlos). A veces sí obran a través de los Grises robotizados, pero incluso a través de ellos obran subrepticiamente, aunque en ocasiones sí han sido sorprendidos estos seres robando sangre, por ejemplo; en caso de haber utilizado a alguien de nosotros, le vuelven sin recuerdo del evento y como si el tiempo no hubiese transcurrido
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Luz y Oscuridad

 

Todo lo que existe a través de la Creación se manifiesta y se conecta a través de la energía generada por el flujo continuo de luz que está siendo dirigido y recibido. No existe el comienzo ni el fin, solo existe el SER, la Unidad de Todo. Cada alma es parte de ello y cada una tiene la capacidad y la elección para generar luz u oscuridad.

 

Los seres a los que nos referimos como “seres de luz” reflejan luz en su espiritualidad y en su moralidad, pero incluso los seres a los que llamamos “oscuros” retienen una chispa de luz, pues en otro caso no tendrían vida en absoluto. Estos individuos no son los mismos que las fuerzas oscuras universales, que son un vasto y poderoso campo de fuerza que comprende lazos de energía, adhesiones negativas que causan fracturas en los cuerpos de luz de los individuos con tendencia a hacer el mal.

 

Cuando se habla de la batalla entre las fuerzas de la luz y las de la oscuridad, el último término se refiere a esos individuos, y si la oscuridad de su naturaleza persiste a través de muchas de sus vidas físicas, finalmente se extingue toda su luz a excepción de la chispa que los conecta con el Creador.

 

La recepción de la luz es competencia del alma. La absorción de la luz es competencia del cuerpo, el cual la dirige hacia adentro de sus células cuyo ADN ha sido programado para aceptarlo. Sin embargo, la oscuridad es ‘negativa’ hablando científicamente, adhesiones de energía que bloquean la luz, evitando su entrada en las células y afectando negativamente al ADN. Puesto que el ADN contiene el conocimiento transmitido desde la generación de un alma a la siguiente generación, la inclinación hacia la oscuridad aparece más y más inculcada en el ADN hasta que las almas afectadas llegan al estado de “alma perdida” (las almas que alcanzan ese estado pueden ser redimidas respondiendo a la luz; si no responden, su energía será finalmente reabsorbida por el Creador).

 

Es a través de ese proceso de bloqueo como las fuerzas de la oscuridad son capaces de hacer títeres a las personas de la Tierra cuyas intenciones y elecciones voluntarias están basadas en la codicia, la crueldad y el deseo de poder. Esas personas no pueden producir luz ellas mismas para elevar sus motivos y hechos, y por eso se les debe enviar luz desde otras fuentes. Cuando esto se hace con tal abundancia como para poder llamarlo “asalto de amor” no puede ser ignorado debido a ser tan fuerte el aumento de energía.

 

Por eso urge que se envíe luz a estas personas que consideráis irrazonables o diabólicas.

 

Esto no significa olvidar lo que ellos hacen o ser indiferente al sufrimiento que causan y no significa dar soporte a sus actos. Lo que significa es comprensión de que la oscuridad no es el enemigo de la luz o su opuesto, sino la ausencia de luz, y que llenando ese vacío con luz la oscuridad puede ser superada.

 

Debido a que no pueden crear luz por sí mismos ellos creen que han sido abandonados por el Creador y son consumidos por el miedo; y en el frenesí por escapar de sus sentimientos de temor, su naturaleza recurre constantemente a falsos dioses, poder y dinero. El miedo a la luz es constante en ellos debido a que saben que no pueden sobrevivir en sus altas vibraciones, pero no saben que si reciben luz prosperarán felizmente y sin miedo.

 

Las heridas dolorosas de la gente de la Tierra han sido causadas por cada forma de lo que pudierais llamar el mal. Cuando se oculta la corrupción ampliamente extendida, la brutalidad y el engaño, se hace posible el causar daño masivo. Exponerlo, es decir, “traerlo a la luz” es una necesidad para que se pueda realizar la sanación. La luz, es decir, el amor, es la única esencia en el universo que puede sanar el dolor sin importar que ocurra en una sola persona o en un campo de fuerza universal de una magnitud de oscuridad inimaginable.

 

Por eso es de vital importancia enviar luz a la gente cuyo comportamiento y acciones vemos como detestables, para tratar de poner luz en sus elecciones y sus actividades. Es tanta verdad que aquel a quien se le envía luz puede rechazarla como que SOLO LA LUZ sanadora puede eliminar el odio, la violencia, la opresión, la brutalidad y la guerra. Las represalias por ello nunca lo harán.

 

ILUMINACIONES PARA UNA NUEVA ERA – Matthew y Suzanne Ward
 

 

 Planta de la iglesia de la ciudad romana de Segóbriga. Presenta un ábside en forma de herradura muy cerrado; se remonta al siglo V
 
 
 

ARCO DE HERRADURA y Cristianismo Unitario

 

El distintivo entre los templos del Cristianismo Unitario y el Cristianismo del Imperio Romano en la Península Ibérica fue el ARCO DE HERRADURA. En cuanto alguien en la antigua Iberia veía un templo con arcos en forma de herradura sabía que estaba ante un templo del Cristianismo Unitario o Cristianismo de los arrianos.

 

Todo Maestro verdadero enseñó acerca de que todos nosotros constituimos un solo ser y que todos somos UNO con eso que llamamos Dios; todo Maestro auténtico enseñó que cada uno de nosotros  es una pequeña parte del SER al que llamamos Dios. La verdadera herejía consiste en la enseñanza de que Dios es uno pero con tres personas diferentes tal como nos impusieron los Césares de Roma por su propia conveniencia.

 

Las antiguas creencias eran más acordes con la Verdad y por ello contemplaban a la Diosa, la personalización de la Energía Femenina. Por eso Yahveh en los primeros tiempos tuvo su pareja femenina, la diosa Asera (Asherah).

 

La idea de Dios que más acerca a la realidad comprende dos facetas, la masculina y la femenina. La faceta masculina de Dios es Mente la cual sostiene a todo lo que sus criaturas, partes de ÉL, fueron creando; la faceta femenina de Dios es Energía en forma de miríadas de ondas de multitud de longitudes de onda y frecuencias, las cuales conforman las diferentes dimensiones y todo lo que en ellas existe.

 

A quienes nos engañan, pues se nos engaña fácilmente debido a nuestra ingenuidad y a nuestro deleite por lo superfluo, les interesa llevarnos a los extremos, pues la Verdad está en el equilibrio en los mundos duales como este. Por esto eliminaron a la pareja divina, lo cual es síntoma de habernos dejado llevar a un extremo en este tipo de engaño. Eliminaron a Asera, la pareja de Yahveh. En el Hinduismo hallamos también a tres dioses, masculinos, Brahma, Shiva y Vishnu, lo cual es síntoma de que también actuó la élite oculta para llevar a un extremo la realidad, algo propio de un patriarcado* lleno de engaño; se eliminó a la Diosa también. En el Cristianismo impuesto por los Césares, el de la Iglesia de Roma, el papel de la Diosa consorte se eliminó y el engaño, la verdadera herejía, nos introdujo unos seres con características masculinas, que es lo que le interesaba entonces a la élite.

 

La nueva religión de Roma, el Cristianismo de los Césares, se dedicó a perseguir y a matar a quienes nos han presentado como “judíos” y también a los auténticos “cristianos”, aquellos que todavía se regían por las enseñanzas del Maestro, pues tanto los unos como los otros sabían que el Maestro tenía varios hermanos y hermanas, aunque él era el mayor de todos ellos (el primogénito), sabían que su auténtico padre murió en una de las revoluciones contra los invasores romanos, sabían que no vivió donde nos cuentan que vivió, sabían que realmente no había sido clavado en cruz y que no murió en ella, sabían que su pareja era María de Magdala, etc. El darse cuenta de todo esto les costó muy caro a los Templarios.

 

Los seguidores del Cristianismo Unitario siempre fueron perseguidos, y más tarde los Cátaros, quienes también se acercaron más a las enseñanzas del Maestro.

 

El auténtico Templo está en el interior de cada uno de nosotros, y si existían templos entre los arrianos, posiblemente se trataba más de lugares de oración conjunta. Tal como apunté, a estos templos se les reconocía fácilmente por sus arcos de herradura; eran templos sin campanario, sin efecto llamada, pues estas gentes no obligaban a asistir a los rituales ni a las prédicas.

 

Daros cuenta: ¿Por qué 74 años después de la supuesta invasión árabe de la Península Ibérica el Papa Adriano I envió a Iberia a su delegado pontificio Egila para combatir a los Cristianos descarriados de la Península Ibérica, los cuales eran adversos al papado? ¿Qué religión seguían? Pues seguían con el Cristianismo Unitario, el arrianismo, y Egila se pasó al bando del Cristianismo Unitario; estos no obedecían a Roma. También hemos de recordar que 140 años después de la supuesta invasión de la Península Ibérica por parte de islamistas nadie se había enterado, ni la Iglesia, de que había habido una invasión del territorio peninsular y nadie sabía acerca del Islam ni de Mahoma.

 

Siempre la Iglesia de Roma tuvo el mismo problema aquí: el Cristianismo Unitario, el cual creía en la Reencarnación y creía en Jesús, pero no como el hijo único de Dios, pues Jesús nunca enseñó eso. La Iglesia de Roma suprimió la creencia en la Reencarnación** que había introducido el Maestro.

 

En la Península Ibérica, cuando los diversos reinos del norte unidos combatieron con éxito a las gentes del centro y del sur, se procedió a la destrucción sistemática de los templos con arcos en forma de herradura de la época antigua, pues se pretendió borrar para siempre el recuerdo del arrianismo, de forma que nadie preguntase o investigase qué fue eso del arrianismo; se trataba de que nadie sospechase de que eran Cristianos, pero unos Cristianos con unas ideas más próximas a lo que el Maestro enseñó.

 

De época tardorromana tenemos el templo de la Villa romana de Veranes, junto a Gijón, y este ya aparece con un ábside con planta en forma de herradura. Nadie creerá que ya había moros varios siglos antes del siglo VII en la península, y menos tan al norte. A siete kilómetros del centro de la ciudad de León tenemos un templo con ábside en forma de herradura, la iglesia de Marialba de la Ribera, del siglo IV. Por ejemplo, tenemos también la basílica de la ciudad romana de Segóbriga, en Saelices, Cuenca, llamada Basílica de Cabeza del Griego, con un ábside en forma de herradura*** muy cerrado. Por supuesto, en estos antiguos monumentos se demolieron los arcos de herradura que pudieran habernos puesto sobre aviso, pues es lo que se hizo incluso con los monumentos de los visigodos, que eran posteriores; se demolieron los grandes monumentos visigodos de Toledo y de Mérida para que nadie de nosotros pudiera ver unos arcos de herradura bien claros mucho antes del periodo permitido, pues había de alimentarse el engaño de la invasión de una cultura que ya traía este tipo de arco como una forma de identidad. Se demolió la Basílica visigoda de San Vicente Mártir, la cual se halla bajo la mezquita en Córdoba. Era necesario borrar a toda costa todo lo que nos pusiera en la pista de lo que en realidad el Maestro enseñó. Por esto aniquilaron al arrianismo, pues se acercaba más a la Verdad y se le escapaba a la élite, ya que esta necesitaba gran Oscurantismo para poder someternos sin piedad.

 

El Libertario

*anteriormente, en la época del matriarcado, quienes nos tienden las trampas llevaron a la mujer al mismo tipo de engaño, a un extremo, lo cual hizo que el hombre no sirviera para casi nada en aquella sociedad
**el emperador Justiniano I suprimió la Reencarnación; para ello convocó un concilio, el Segundo Concilio de Constantinopla. Pero no reconoció esta supresión el Papa de entonces, Virgilio, ni la reconocieron sus sucesores Pelagio I, Pelagio II y Gregorio I el Magno, quienes ignoraron el mandato del concilio hasta que en el año 604, cuando para evitar un cisma en la Iglesia se reconoció definitivamente el mandato de este concilio, el cual había tenido lugar en el año 553
***realmente la basílica Cabeza del Griego se acabó de construir a principios del siglo VI