Comprende, divino ser

 
 
 
 

La razón por la cual estáis en este plano, es para continuar la exploración de Dios a través de la densidad del cuerpo en el que estáis viviendo. Aquello que sustenta vuestra evolución creativa es la vida, la misma fuerza vital que mantiene al átomo en su esfera y a vuestra Tierra en el espacio. Y esta fuerza vital tiene un principio universal: evolucionar siempre, transformarse y ampliarse.  El propósito de vuestra vida siempre ha sido experimentarla y aprender de ella, para así refinar e integrar lo que habéis aprendido al principio llamado vida.

 

Esto que vosotros estáis viviendo se llama “creación”. Vosotros estáis jugando con pensamiento creativo y expresándolo a través de la materia por el propósito de adquirir sabiduría y entendimiento, para así identificar el gran misterio que sois. Sin embargo, todo lo de este plano es una gran ilusión.  Todo el mundo cree que el plano tridimensional es la realidad. Pero no lo es. Todos los juegos de la humanidad son ilusiones, son sueños, porque esta realidad puede borrarse. El mundo real es el que yace dentro de vosotros: el encuentro con la emoción cada momento que sentís. El mundo real existe sólo a partir de la emoción, y esta no es gobernada por la lógica, sino por el amor al movimiento.

 

Este mundo que vosotros llamáis “realidad” nunca existiría si no tuvierais los ojos para percibirlo a través de la emoción que se mueve dentro de vuestra alma, ya que entonces sería algo inexistente. Todo lo que hay en este paraíso de materia fue creado simplemente para evocar emoción dentro de las almas de aquéllos que participaban en esta maravilla de la creatividad. ¿Para qué? Para ganar el mayor premio de la vida, llamado sabiduría.  Y la sabiduría no es un entendimiento intelectual; es, de hecho, un entendimiento emocional, adquirido con la experiencia.

 

La vida, este gran escenario, es vuestro reino. Es la plataforma sobre la cual creáis vuestras ilusiones. Este maravilloso escenario os permite la oportunidad de soñar, y dar existencia, a cualquier realidad que deseéis. Porque el Dios que todos vosotros sois tiene la libertad ilimitada de soñar cualquier pensamiento, sentir la emoción y convertir ese sueño en realidad y del mismo modo cambiarlo todo en cualquier momento.

 

La razón de la vida en un plano de densidad es probar a todo aquél que se embarca en él y esto es una experiencia exclusiva para la humanidad que a cada vuelta del pensamiento envuelto en la emoción, le sigue la realidad. Y cuando ese entendimiento es asimilado, cuando ese increíble poder de creatividad es reconocido, acelera un proceso de alineación dentro de vosotros por el cual sabéis que sois Dios. Sin la experiencia humana, nunca podríais saber esto.

 

Esta vida es para que la abracéis. Es rica, y está llena del fervor, de la aventura y el desafío. Provee todo a vuestro alrededor, puertas abiertas y oportunidades para que evolucionéis o involucionéis y así lleguéis a transformaros. ¿Transformaros en qué? En la culminación de todas vuestras experiencias, que os confirmarán simplemente, que sois Dios, porque sólo un Dios tiene la habilidad de crear monumentos en materia que testifiquen su propia gloria.

 

Vosotros debéis ser alabados por ser Dios-hombre y Dios-mujer porque sólo cuando Dios se transforma en hombre puede crearse y evolucionar la vida sobre este plano. Vosotros sois espléndidos, verdaderamente. Sois más poderosos de lo que os creéis, porque con cada emoción, con cada pensamiento, creáis vida. De vosotros depende el dar presencia a la vida, y mantener la vida futura, no de aquéllos que están en lo invisible. Ellos perduran siempre dentro de su propio entendimiento. Pero, ¿quién sostiene este reino material que es la esmeralda de todos los reinos? Vosotros con vuestra manera de pensar y de abrazarlo.

 

Vosotros sois quienes dais autenticidad a todas las cosas. Sois vosotros los encargados de añadir a la plataforma llamada vida, quienes exaltáis y glorificáis este reino de Dios. Vosotros no sabéis esto, porque siempre habéis pensado que erais un poco menos que los ángeles. ¡En absoluto! Vosotros aún no lo sabéis, pero lo sabréis. Porque pronto vida, arco iris, colores y luces servirán para recordaros lo que realmente sois. Se llamará la Era de la iluminación. Y en este tiempo, ¿en qué se habrá convertido la vida aquí? Será entendida como una experiencia necesaria para que cada uno se desdoble en la realización de que él es, de hecho, una parte de la Mente de Dios. Una vez que sepáis esto, ¿qué aventuras os esperan?  Entonces tendréis toda la eternidad para jugar con ella, tendréis toda la infinitud del pensamiento par reevaluar y recrear los elementos, la materia, el tiempo, el espacio, la distancia… vosotros.

 

Vosotros sois verdaderamente maravillosos, porque iniciasteis una larga jornada hacia esta esfera para convertiros en lo que ahora sois. Y esa jornada ha tenido el propósito de conocer a Dios en su totalidad desde el pensamiento, hasta la luz, la división del electrum y la materia sólida de este plano. Todos vosotros hicisteis la jornada, y eso no solamente es algo espléndido, sino también atrevido, porque existe un riesgo en ella. Existe una gran probabilidad, a través de la transfiguración del gran yo inmortal hasta el plano material, de perder la identidad de uno, y quedarse atrapado totalmente en la supervivencia. Y ¡He aquí!  Eso es lo que le ha sucedido a la mayoría de la humanidad.

 

¿Sabéis por qué os habéis aventurado a escuchar a este gran enigma que soy?  Porque sabéis que lo que os acabo de decir es verdad, y estáis buscando el camino que os conduzca de nuevo al primer conocimiento divino que puso todo esto en marcha.  Dentro, muy dentro de vosotros sabéis que sois algo más que materia colectiva, que sois algo más que carne y hueso; sabéis que sois realmente divinos, y lo sois. Estáis aquí para daros cuenta de esto, para abrazar el principio divino que sois, y encontrar que dentro de vosotros existe el principio de la luz, el aliento del pensamiento que os dio la vida en el principio.

 

Mis queridos maestros, vosotros le disteis la vida al viento. Vosotros le disteis al sol la razón para estar donde está. Vosotros le disteis permiso a las nubes de tormenta para armar su fuerza y alimentar y aplacar la sed de la Tierra. No sabéis esto porque siempre os habéis considerado menos que el amor por la vida que Dios realmente es. Yo os adoro, porque he sido como vosotros. He vivido vuestras ilusiones, y he realizado vuestros sueños. Y a donde yo fui también iréis vosotros cuando llegue la hora. Pero nunca debéis llegar ahí sin antes haber abrazado esta vida y a Dios a través de vosotros mismos.

 

Yo os saludo desde lo más profundo de mí ser. Todos vosotros sois verdaderamente grandes.  Vosotros sois, de hecho, amados, sois necesitados y sois apreciados. Vosotros sois la razón del siempre jamás. Sois, de hecho, la razón misma de la vida.

 

Ramtha

 
 
 
 
Hay un equilibrio innato en todas las cosas, muriendo y naciendo, construyendo y rompiendo, empujando y tirando, calentando y enfriando. La conciencia cristaliza y más tarde se disuelve en la perpetuidad del Ser. Todo está funcionando exactamente según el propósito de la Mente Universal; todo es arrojado a la existencia y luego devuelto a la inmanifestación, progresando y evolucionando de un estado a otro, buscando eternamente un perfeccionamiento cada vez mayor.
A partir de esta Totalidad, el estado de completa perfección y absoluta conciencia que crea toda existencia, emerge (como parte de esa experiencia) la infinita cosmometría del diseño universal a través de la cual aspectos de esa fuerza creativa, la Totalidad, se constituyen un unidades autoconscientes, chispas de la llama, entidades de la conciencia “Yo soy”.
Eso es lo que queremos decir con el término “alma” –una chispa de la Llama Eterna de la Creación que salta del fuego y arde con su luz incandescente a través de innumerables experiencias, sin extinguirse nunca, de modo que pueda finalmente llevar de vuelta a la Fuente lo que ha creado, resuelto e iluminado.
Ella abre un camino en la gran espiral de la ascensión, grabando a fuego sus vibraciones en la matriz de las proporciones cosmométricas y su diseño –las supercuerdas de conciencia que atraviesan el cuerpo de Todo Lo Que Es. Al comienzo de este viaje, cuando el alma se sumerge en el abismo, la luz que brilla de esa chispa infinitesimal está en su momento más tenue y ahí es cuando y donde se crean los ámbitos materiales.
Allí, en la densidad, es donde vuestra deidad solar, Ra, reside habitualmente, y es a partir de esas vibraciones reducidas de donde vosotros estáis surgiendo. Esa es la experiencia final de los seres macrocósmicos del Universo… como es la vuestra, en tanto que representaciones microcósmicas de todo lo que brilla en el Cosmos del Alma.

 

¡Basta de Secretos! ¡Basta de Mentiras! – Patricia Cori  

 

 

Creo que no existe ningún ser que sea superior a otro ser, ni Maestros Ascendidos, ni Avatares, ni Logos, ni ángeles, ni guías, etc. 

 

Creo que el auténtico DIOS no se cree superior a nadie; todos somos partes de ÉL en un estado más o menos evolucionado de conciencia. 

 

El SER, DIOS, a pesar de ser UNO con todo lo que es, con todo lo que existe, creó otras partes de ÉL de gran nivel de conciencia* y estas partes comenzaron a crear los diversos mundos en las diversas dimensiones o diferentes frecuencias en las que los seres pueden ejercitar su conciencia. 

 

Nuestra aventura, que es la aventura del SER, consiste en evolucionar en conciencia desde el estado de la materia correspondiente al mundo inanimado (piedras, por ejemplo), al nivel de conciencia de DIOS, pasando por muchos niveles de conciencia logrados a través del trabajo y el despertar personal.

 

 Nuestros hermanos de alto nivel de conciencia y nivel espiritual, nunca se considerarán superiores a nosotros, sino más evolucionados; están en etapas por las que nosotros habremos de pasar. 

 

El sentirse superior es un signo de grado deficiente de nivel en lo espiritual, es decir, de conciencia poco evolucionada. Tras mucho evolucionar llegaremos a los niveles de densidad más livianos, los de mayor frecuencia, los más próximos al SER. 

 

Y, ¿Qué saca el SER de todo esto?, pues saca el que así se conoce experimentalmente; así vive miriadas de situaciones y de emociones a través de miles de millones de seres, unos con almas individuales y otros con almas grupales (los animales y plantas) y de esta forma no solo se conocerá como un gran concepto. ÉL mantiene con SU MENTE a todos los Universos que sus partes, los Logos, decidieron crear, y mantiene con esta (SU MENTE) también a cada uno de nosotros y nuestras creaciones. 

 

¿Qué Crearemos?

 
 
El Libertario

*se los conoce como Logos

 

 

En cuanto se admite la Jerarquía en los mundos superiores* se da pie a la existencia de seres que prevalecen sobre otros seres; se da pie al abuso y a que unos vayan de grandes oprimiendo a los que creen más pequeños.

 

 Creo que las pretendidas Jerarquías en los otros mundos, haciendo excepción de los Planos Astrales (los más densos después del plano 3D), existen debido a los intereses de algunas gentes de entre nosotros para justificar los diversos estatus sociales y la esclavitud en nuestro mundo; estas gentes inventaron los diversos grados o niveles aquí e incluso en los “cielos”.

 

Creo que es todo ello una burda manipulación por los interesados de las élites y por los jefes de las sectas, las secretas principalmente.

 

Imagino a barbudos narigudos** maquinando sobre la existencia de estas Jerarquías de los “cielos” y poniendo nombres a los distintos niveles jerárquicos, pero hemos de darnos cuenta de en qué acaban  esas jerarquías viniendo de estas gentes que consideran  a los que no son de su ‘clase’ como meros animales.

 

Tampoco es excusa el establecimiento de Jerarquías en base a que sea “material canalizado”, pues si no se pone mucho cuidado en filtrar qué seres nos contactan acabaremos trayendo a nuestro mundo unas doctrinas basadas en lo que a los seres más Oscuros de la Creación les interese, y si de superioridad de unos seres sobre otros se trata siempre habrá engaño.

 

¿Creéis que un auténtico Maestro, como el Maestro Jesús, un ser venido a nuestro mundo para enseñar los conceptos básicos de la espiritualidad enseñaría que un ser es superior a otro simplemente por estar más evolucionado en lo espiritual, por tener más posesiones materiales, por estar en otro estatus social o por tener más poder?

 

¿Creéis que seres de bien pudieran haber ideado una Reencarnación, tergiversando la sencilla y justa idea de esta, como para dar cabida a una clase sacerdotal que esté en la cúspide del poder y bienestar y a que exista una clase absolutamente menospreciada como la de los llamados parias?

 

No importan los Profetas ni los seres que se dirigen a través de ellos; lo que importa es que sus enseñanzas sean de Luz, es decir, basadas en el Amor Incondicional y que propicien en sus seguidores la realización de obras por Amor Incondicional debido a la calidad espiritual de esas enseñanzas.

 

El Libertario

*los que llamamos cielos

**sionistas

 

 

El niño se convertirá en hombre; ¿quién sería capaz de considerarle un ser inferior por no tener conocimientos acerca de nuestro mundo, por no saber multiplicar, etc.?

 

Asimismo podemos comparar a las Almas Jóvenes, esas recién llegadas a los mundos duales para poder elevarse en espíritu haciendo un viaje hasta poder comprender otra vez Quienes Son, y a seres muy evolucionados en lo espiritual, seres a los que seríamos capaces de ver como Dioses por su capacidad de transformar la materia al instante solo con su voluntad, de hacer curaciones al instante, etc., pero esto  no significa que sean seres superiores a nosotros sino que tan  solo significa que están mucho más evolucionados en lo espiritual.

 

La nuestra es la experiencia del viaje hasta la Plenitud pasando por múltiples etapas.

 

El Libertario

 

 

Tu cerebro sirve para hacer funcionar tu cuerpo. Aquí estás en una nave. Es una nave ilusoria, aunque la gente no se da cuenta, porque la estamos creando en microsegundos. Estas cortinillas se abren y se cierran a cada instante, creando esta realidad que ves a tu alrededor, pero que en realidad no existe. Todo es Espíritu. Todo es energía, pero nosotros la estamos creando. La gente no se da cuenta de que el Hombre creó el tiempo, en cierto sentido. 

En esencia, el tiempo no existe. 

Sí existe cuando lo creamos, y entonces las cosas tienen principio y fin. A eso lo llamamos tiempo. Pero en una realidad más amplia, no hay tiempo.

 

Otis Carr (1904-1982) – creador de OVNIS basados en tecnología Tesla en su empresa OTC Enterprises, y compañero de Tesla


 

 

Normalmente en las etapas primarias de evolución, vuestra esencia está presa dentro de una jaula  psíquica; esta jaula está construida básicamente por la mirada de otros seres humanos. Vuestro psiquismo está atado y encadenado a las leyes, creencias o juicios que han inventado otros hombres. En este proceso de encadenación el hombre no piensa ni siente por sí mismo sino que hace, como una marioneta, lo que se espera de él, siguiendo la corriente del río de las normas impuestas. Reacciona como mandan las reglas de ese juego, las leyes de la sociedad, pero muy a menudo, muy muy a menudo, esas reglas que se le imponen no coinciden con lo que su corazón siente, ni con lo que su alma sabe.

Al ser obediente solo a la mirada de otros hombres, se vuelve desobediente a la voz de su esencia espiritual, a las leyes de la evolución y del amor. Si fuera fiel, responsable y coherente con su ser divino, con esa voz de su alma que sabe cuál es exactamente su proceso evolutivo, si el hombre fuera fiel a sí mismo, muy a menudo no podría seguir las reglas del juego social. Hay muchos momentos que uno mismo debe decidir dar un paso esencial, dar un impulso nuevo a su vida, realizar un giro, hacer algo que no está previsto por el comportamiento estándar de la sociedad humana. Si toma ese camino espiritual, si escucha y es honesto con su voz interior, se hace responsable espiritualmente de su vida; pero si sigue haciendo lo que la inercia social le dicta, actúa como un irresponsable desde el punto de vista de su evolución.

 

Marta Povo – Cocreación, ese dios en minúscula

 

 

Sigo pensando* que en las otras dimensiones, lo que llamamos ‘Reino de los Cielos’, nadie es superior a nadie y que no hay Jerarquías, pues ellas son una distinción de la superioridad de unas almas con respecto a otras.

 

Ello no significa que en esas dimensiones no exista una organización y muchos grupos encargados de prestar diferentes tipos de servicios; creo que existe una gran organización en los mundos que llamamos ‘superiores’ según niveles de logro (de desarrollo en lo espiritual y de realización personal) y que las tareas son encomendadas a los seres más preparados para realizarlas y estos por propia voluntad accederán o no a realizarlas; no obstante, a mayor nivel espiritual mayor es la disposición para servir de ayuda a los demás, incluyendo la ayuda a seres de dimensiones más densas en las que la mayoría de la gentes no han adquirido todavía dominio sobre su ego, seres que no conocen las Leyes Universales ni se guían por estas.

 
 
El Libertario
 

*pues alguien me contradijo mostrándome unos paneles de Jerarquías impresionantes en nuestros mundos menos densos, los 'Cielos', una y otra vez

 

 

 

Creo que la Jerarquía es propia de una sociedad poco evolucionada en lo espiritual; en una sociedad jerarquizada el deber es impuesto desde el exterior e irá asociado al castigo en caso de no cumplir.

Pero en una sociedad espiritualizada la idea del deber es autoimpuesta, algo que nace del interior del ser y no irá asociada a un castigo en caso de no cumplir o de fallar en una tarea.

Es el nivel de logro en lo espiritual lo que hará que se cumpla o no se cumpla con el deber en casi la totalidad de las ocasiones; toda función importante se delegará en seres suficientemente evolucionados en lo espiritual; los seres espiritualizados tienen claro que la holgazanería, el no hacer, significa que quienes se comportan así no comprendieron que todos somos Uno* y que esto les define como seres rezagados en lo espiritual.

No existe la Jerarquía en una sociedad evolucionada en lo espiritual; creo que lo que existen son los roles según los gustos, la preparación o aptitud específica de cada ser y estos roles son asignados a cada uno de los integrantes de esa sociedad por un grupo de seres de los más espiritualizados.

El hecho de ser todos Uno y cada uno una parte del SER desecha la idea de la Jerarquía

 
 
El Libertario
 
*lo que hace cada uno afecta a la totalidad, tanto para el bien como para el mal

 

 

 

En los mundos duales se nos da la posibilidad de hacer elecciones basadas en la Luz o en la Oscuridad. La Luz supone la elección altruista y la Oscuridad supone la elección egoísta, incluso aunque esa elección se haya hecho para  favorecer a los más próximos a nosotros o a nuestro  grupo afín. La elección basada en la Luz es lo que llamamos bien y la elección basada en la Oscuridad es lo que llamamos mal.

Todo es mente sostenido por otra Mente que es Todo. Nuestro  pensamiento es Creador, todo pensamiento es Creador. La elección de todo nuestro grupo de seres determina lo que se materializará; esto es lo que nos encontraremos manifestado cada día y nosotros con nuestra mente habremos contribuido a ello.

Todo este juego es mental, mantenido por la Mente. Con nuestra mente cada vez más capacitada para la elección de la Luz iremos siendo unos jugadores más lúcidos y nos iremos acercando a la Mente hasta fundirnos con ella; aquí podremos acabar el juego, a no ser que elijamos empezar de nuevo otro juego.

 
 
 
El Libertario

 

 

 

 No existe el pecado; todos somos seres en proceso de recordar (velo del olvido para que el juego no sea demasiado fácil) y de mejorar cada día. La equivocación siempre supone el haber elegido lo negativo, la Oscuridad, pero tras haber elegido lo negativo estaremos un poco más preparados como para que algo en nuestro interior recuerde que lo positivo, la Luz, es lo que nos eleva y nos lleva de vuelta a Casa.

 
 
El Libertario

 

 
 

Nosotros somos los creadores; el SER mantiene con su mente lo que las partes de ÉL decidan crear. Así que somos nosotros quienes hemos de cambiar nuestra mente para materializar una realidad más suave, en la que exista mucho más amor incondicional; por supuesto, lo que importa es el número de nosotros que elige la negatividad o positividad (nuestro inconsciente colectivo) para que el pensamiento general materialice una realidad diferente. Es muy importante no creernos lo que nos cuentan los sacerdotes, políticos y demás emisarios del gobierno oculto y que empecemos a querernos a nosotros mismos y a buscar en nuestro interior lo sublime para poder cambiar de actitud como grupo. Nosotros crearemos nuestros propios cielos y nuestros infiernos dependiendo de lo que elijamos como grupo. Todo es Mente y cada una de nuestras experiencias es mental, incluyendo a lo que llamamos materia.

 

El Libertario

 

 

Muchas fuentes, incluidos Ra*, Edgar Cayce, y otros, dicen que la Unicidad es esencialmente aburrida o solitaria. Necesita hacer algo. Necesita crear. No se sentía completa al tener esta conciencia unificada todo el tiempo.

Por lo que conceptualizó la idea de quebrarse hacia todas partes, a sabiendas de que las partes podían evolucionar por su propia voluntad, haciendo sus propias decisiones. Cosas que le sucederían que la Unicidad aún no podía comprender o entender. Las partes tendrían esencialmente su propia capacidad creativa. Serían Co-Creadoras.

El Gran Plan es que al final, después de todo este ciclo de evolución universal se complete, todas las partes que han evolucionado en forma independiente por cuenta propia, reconozcan su Conciencia de Dios, renuncien a la separación, acepten la unidad, y vuelvan a la totalidad de la Unicidad. El Único Creador sería realzado por este hecho, porque toda esta materia creativa maravillosa que había transpirado en esta transición del “Uno” a “muchos”, volverán al “Uno”.

Por lo tanto, Dios está evolucionando, y no como un Ser estático que sólo se sienta allí y espera a todos para ponerse al día. Dios está experimentando nuestra evolución con nosotros.

 
 
David Wilcock  - la Inmortalidad
 
*complejo de memoria social Ra, o complejo de almas al que denominamos Ra; gentes de este grupo estuvieron muy involucrados en el desarrollo del antiguo Egipto
 
 

 

Todo en lo que llamamos la Creación es energía que resuena en frecuencias diferentes. Cuanto más despacio vibra tanto más densa parece ser (como una pared); cuanto más rápido vibra parece cada vez menos densa y 'sólida' hasta que la energía vibra tan rápidamente que deja el rango de frecuencia perceptible por los cinco sentidos. Lo que llamamos materia es energía que resuena a una vibración lenta. La ecuación famosa de Albert Einstein E=mc2, escrita en 1905, dice que la masa / materia es una forma muy concentrada de energía, y concentrada es seguramente la palabra. Si usted convirtiera toda la energía en un kilogramo de azúcar o agua esto impulsaría un coche sin parar durante aproximadamente 100.000 años. Otras dimensiones de la realidad, que algunos llaman el 'mundo espiritual', son simplemente reinos que vibran demasiado rápido para que nosotros los veamos.

 

Es más fácil ahora hablar de realidades múltiples porque muchos científicos han comenzado a alcanzar a los místicos, los psíquicos y los otros que han estado diciendo desde el principio que este mundo 'físico' es sólo una realidad dentro de una Conciencia Infinita. Estos científicos dirían que las otras realidades son universos paralelos y parte de un solo campo de energía unificado. La física cuántica, que explora la realidad más allá del mundo 'físico' del átomo, dice básicamente lo mismo que los místicos, y la gente como yo, que habla de diferentes dimensiones y frecuencias de existencia que interpenetran la nuestra. La espiritualidad y la ciencia verdadera - en su forma de mente abierta, sincera - son esencialmente una. Es la ciencia dominante y la religión dominante lo que ha causado la grieta aparente porque ellas son esclavas de arrogancia, ignorancia y dogma. Una no es ciencia y la otra no es espiritual. Son dos polaridades de la misma falsedad. El físico cuántico de mente abierta no tendría ningún problema con la mayor parte de lo que voy a decir en este libro, mientras el 'científico' dominante que toca su gorra y protege su financiamiento, haría rodar sus ojos en aturdimiento. Tal es el abismo de visión que existe en la supuesta comunidad científica. Pero es la versión 'segura' dominante del 'hecho' científico lo que ha dominado los libros de texto académicos y teatros de conferencia universitarios porque esto conviene al orden del día para el control humano.

 

La estructura de poder quiere que nosotros creamos que somos simplemente cuerpos arrastrados de una cuna a una tumba y lo que sucede en el medio sobre la cinta transportadora es llamado la 'vida'. En la sociedad dominante nos dan la opción de creer que al final de esta vida ya sea dejamos de existir, o nos sometemos a algún Dios dictatorial que nos ama tanto que él está completamente preparado para enviarnos a los fuegos del infierno si no inclinamos la cabeza y doblamos la rodilla. Rechacé ambas opciones desde una edad temprana. Me parecieron igualmente ridículas y sólo fue después de que mi viaje conscientemente comenzó después de 1990 que encontré respuestas que tuvieron sentido. Me di cuenta - o recordé, más bien - que lo que llamamos la Creación está formada de infinitas frecuencias y dimensiones todas compartiendo el mismo espacio. Son como estaciones de radio y televisión transmitiendo hacia donde usted está ahora. Están 'alrededor' de usted y dentro de su cuerpo, pero no interfieren conscientemente con usted o entre ellas porque están en frecuencias diferentes. Sólo cuando las frecuencias son muy cercanas en el dial tenemos interferencia. Si usted sintoniza la Radio A eso es lo que usted oirá. Usted no oye las demás porque no está sintonizado a sus frecuencias, pero ellas todavía existen y otra gente las escuchará. Cuando usted mueve su dial de la Radio A a la Radio B, usted oye ahora la Radio B, por supuesto, pero la Radio A no desaparece cuando usted mueve el dial. Continúa transmitiendo - existiendo - es sólo que usted ya no puede oírla más. Estos principios simples describen la naturaleza de la existencia en nuestra realidad y otras dimensiones relacionadas. Estos 'mundos' diferentes pueden compartir el mismo espacio porque resuenan en frecuencias diferentes.

 

Cuando nuestra conciencia entra en un cuerpo 'físico' algún tiempo después de la concepción, se traba, sintoniza, a este rango de frecuencia; así cuando los bebés nacen ven este 'mundo' y no otro. También es completamente posible estar sintonizado a una realidad primaria, pero todavía ser consciente de otras, a través de lo que llamamos el sexto sentido de vista, intuición o audición 'psíquica'. Los psíquicos sintonizan su conciencia a otras frecuencias y acceden a un canal para la información a ser comunicada. Algo de esto puede ser increíblemente avanzado, y algo tonterías completas. Esto depende del comunicador y la calidad del 'canal' o psíquico. Hay innumerables historias de bebés que claramente ven cosas que los otros no podían ver, y de chiquitos que tienen 'amigos' - seres espirituales - quienes los visitan. Los chiquitos están especialmente abiertos a esto porque llegan con su rango completo de potencial psíquico antes que padres ignorantes, psicólogos infantiles, y la 'Educación' los cierre. En estas circunstancias, los niños pronto aprenden que apagar sus capacidades inter-dimensionales es menos fastidio que usarlas.

 

La estructura de poder Iluminati quiere que la población sólo perciba el mundo de los cinco sentidos, y nuestras sociedades están casi completamente apuntadas a hipnotizar los sentidos de vista, sonido, gusto, tacto y olfato. La gente es tanto más fácil de engañar y controlar cuando ellos son separados de fuentes más altas de información, intuición e inspiración. Esta fue la motivación detrás de la creación de la versión de la 'ciencia' de 'este mundo es todo lo que hay', la que domina las escuelas y universidades hasta este día. Las religiones principales también son usadas para defender las paredes de esta realidad etiquetando a aquellos que se comunican con otras dimensiones como sirvientes del Diablo. Cientos de miles fueron muertos solamente durante la Inquisición por tener dotes inter-dimensionales. Cuando usted dice que usted 'oye voces' o ve 'visiones espirituales' ellos lo condenan o ridiculizan; pero cuando usted dice que el 'Dios' cristiano está en la línea o que usted ha visto una visión de la 'Madre María', ellos quieren construirle un santuario. La diferencia es que uno desafía el sistema de creencia, mientras el otro lo vende.

 
 
David Icke -El Amor Infinito es la única verdad, Todo lo demás es ilusión
 
 
 
 
 

Lo que llamamos "mal" supone que entre nosotros hay gente que elige de una forma egoísta, sin pensar en los demás; tan solo piensan en ellos o en su entorno, y alguien pudo inducir unas creencias que facilitaran el que haya muchos de entre nosotros que tiendan a elegir de forma egoísta. No es casual el que se nos induzca a la elección egoísta a muchos de nosotros: supone un diseño. Si esto fuera un paraíso, el paraíso de la Tierra, nos estancaríamos; no podríamos demostrar nada; no habría pobreza, por lo que no podríamos mostrarnos como seres generosos, compasivos, etc. Cada vez que se supera una prueba algo queda grabado en nuestra alma, y aunque hayamos vuelto a un planeta dual en el que existe el mal y en el que nuestros recuerdos de vidas pasadas se pierden, se creó una tendencia en esa alma. Los seres del "Complejo de Almas" llamado Lucifer están aquí por contrato y ellos son los que dirigen a la gente que creemos que es la élite oculta. Pero en la Tierra tenemos además que luchar con otros problemas, como el de haber sido conquistada por unos seres que no son de esta dimensión que se aprovechan de nosotros para obtener su sustento. 

No es fácil distinguir quienes traen un tipo u otro de mal; tan solo podremos razonar que si un mal no nos hace luchar para superarnos puede provenir de los "Nordicos", de los seres que llamamos "Reptil" o de otros seres negativos. El resto de los males es fácil que hayan sido instigados por los seres del Complejo de Almas Lucifer, pero estos no actúan directamente, sino indirectamente, a través de gentes de las nuestras que se vendieron a cambio de riquezas y poder, pero el anzuelo lo ponen ellos, las Almas Lucifer.

 

El Libertario
 
 
 
 
 

RECAPITULACIÓN

 

Todos nos separamos de la Fuente para poder tener las experiencias que en estos momentos estamos experimentando, para poder comprender otros tipos de mundos, pero ello implicaba el caer en conciencia en diferente grado según el tipo de mundo elegido para experimentar. En realidad es imposible separarse de la Fuente, pues todo pertenece a ella, pero, por decisión propia, iniciamos este viaje con la caída en conciencia y la aparente separación.

 

Existen mundos no duales y mundos duales; nosotros elegimos manifestarnos en un mundo dual; pero la realidad dual impregna nuestro mundo y otros mundos también duales de realidades próximas que no percibimos y a los cuales afectamos y nos afectan. La dualidad va ligada al libre albedrío, es decir, a la posibilidad de elección. La realidad que experimentamos estará determinada por nuestra creación como grupo a través de nuestro inconsciente colectivo, pues este prepara el escenario en el que manifestarnos.

 

Existen seres con libre albedrío en mundos próximos al nuestro en cuanto a banda de frecuencia de manifestación que no percibimos; estos seres, del mismo modo que nosotros, eligen  y algunos eligieron el “servicio a sí mismo” en lugar de el “servicio a los demás”. La elección del servicio a sí mismo implica no obrar por amor.

 

Estos seres son necesarios en los mundos duales (existen grupos diversos que eligieron el “no amor” y obran de forma diferente), pues ello implica que no nos resultará fácil la vida en un mundo dual; en estos mundos la ilusión de la realidad de nuestras creaciones es tan intensa que lo normal es quedar atrapado en ellos. Se necesita algo que nos ayude a crecer para poder así escapar de estos mundos. Las emociones y las vivencias en estos mundos serán muy intensas y tanto más duras cuanto más actuemos de forma egoísta. El no ponernos los caminos llanos, el que cada intento de logro suponga un esfuerzo nos ayudará a superarnos y a no quedar atrapados para siempre, sin progresar*.

 

Esos seres que eligieron el servicio a sí mismo como su forma habitual de expresión necesitan una energía que no es la del “amor” (todo es energía y en los mundos duales es de una polaridad u otra) para poder continuar con su existencia y la obtendrán de otros seres en mundos próximos al suyo; esa energía es de “desamor” o energía negativa.

 

Ellos también forman parte del SER, de Todo Lo Que ES, y cuando así lo decidan podrán pasar de nuevo al bando de servicio a los demás, al bando del amor, retornando de nuevo a la posibilidad de alimentarse directamente de la Fuente, sin necesidad de usar la energía de los demás. Esto supone una decisión suya.

 

 

El Libertario

*también puede ocurrir que si muchos de entre nosotros eligen actuar sin amor, el inconsciente colectivo del grupo pudiera quedar cautivo, sin una posibilidad de salida, pues unos contagiarían a otros: hay que buscar un equilibrio pues ambos extremos pueden atraparnos
 
 
 
 

Divinidad Olvidada

 

HUBO UN TIEMPO EN EL QUE EL HOMBRE CONOCÍA SU HERENCIA y su linaje; conocía a Dios, no como el ser sublime de vida y pensamiento continuo: la verdadera fuerza vital de su divino y eterno yo. Una vez el hombre sabía esto. Él erigió grandes pirámides para que permanecieran en pie a través de los tiempos y recordar a la humanidad del “fuego interno”, del Dios dentro del hombre.  A pesar de todo lo que ha ocurrido en el curso de la historia, esas pirámides aún permanecen como símbolos de la grandeza y la divinidad del hombre.

 

En los principios del hombre sobre este plano, cuando aún sabía que él era Dios, vivía en el mismo cuerpo durante miles de años, porque el poder que daba al cuerpo inmortalidad era la pureza del pensamiento ilimitado que el hombre expresaba en su estado de ser.

El hombre, Dios-hombre, empezó a olvidar que él era Dios incluso en su primera experiencia de vida sobre este plano  ¿Por qué?  Porque amaba este maravilloso jardín de juegos material; y experimentar y crear aquí se convirtió en todo lo que realmente importaba. Y en sus esfuerzos por expresar su creatividad  y mantener el vehículo que le permitía hacer esto  el hombre, la magnífica criatura de proceso del pensamiento ilimitado, empezó a experimentar los pensamientos limitados de supervivencia, celos y posesión.

 

El ser del hombre, su alma y espíritu, ¡Son eternos! Nada podrá nunca cambiar eso.  Pero el cuerpo que los dioses crearon del barro de la tierra, es vulnerable a los pensamientos del ser inmortal que los ocupa.  Cualquier pensamiento que el hombre acepte y se permita sentir, se manifestará en el cuerpo, pues el cuerpo es la última parte del reino del hombre, y está apoyado por el proceso del pensamiento del dios que lo habita.

 

Cuando el Dios–hombre empezó a experimentar las actitudes de supervivencia, empezó a reducir el poder de su pensamiento que alimentaba a la fuerza vital eterna dentro del cuerpo. Así, el cuerpo empezó a sucumbir.  Al tiempo que el cuerpo empezó a fallar, disminuyó su habilidad de razonar a través del cerebro. Cuando el hombre empezó a perder su poder de razonar, el miedo empezó a invadir su conciencia. Y cuando el elemento del miedo se convirtió en una actitud dentro del proceso de pensamiento del hombre, el cuerpo empezó a sufrir la fuerza y los efectos del miedo: malestar, enfermedad… muerte.

 

Aunque las primeras civilizaciones en vuestro plano fueron fundadas con gran iluminación, lo ilimitado de su proceso del pensamiento empezó a debilitarse hasta limitarse a la expectativa de la muerte y las actitudes de supervivencia.  Esas actitudes de supervivencia, que crecieron a partir del miedo a la muerte, se transmitirían a generaciones futuras en forma de lo que se llama “instintos” de supervivencia; pues cualquier cosa que el hombre piensa se convierte en patrón dentro de sus estructuras genética y celular.

LOS DIOSES ENTRARON EN LAS LIMITACIONES de la materia a causa del deseo de experimentar su creatividad a través de la forma corporal.  Pero cuando los dioses, como hombre, experimentaron actitudes de limitación sobre este plano, sin darse cuenta se encerraron en la experiencia corporal.  Pues cuando cada dios experimentó la muerte de su primer cuerpo, entró en lo que se llama un vacío. Este vacío era un lugar, una dimensión de la luz, que no formaba parte de un entendimiento consciente de “Dios-conocedor de todo”, ni del plano de la materia.  El Dios ya no podía volver al plano del pensamiento ilimitado, pues ahora guardaba dentro de su proceso del pensamiento la alteración de aquellas actitudes limitadas.

 

Para continuar avanzando en la vida, ya que encontraba este jardín de juegos en materia como una experiencia maravillosa, el dios se sentía muy ansioso por volver aquí. Por eso volvía en otro cuerpo, a través de la semilla de su propio descendiente, para poder continuar expresándose en materia, y reconciliar todos los pensamientos limitados que le habían alterado su proceso del pensamiento en la vida anterior. Pero al experimentar más los aspectos materiales de este plano, el dios experimentó mayor alteración y se hundió más profundamente en la limitación.  De esta forma empezó el ciclo de reencarnación sobre el plano de la demostración.  Mientras los dioses volvían aquí como hombres, una y otra vez, para poder continuar sus aventuras en la vida, este plano se convirtió gradualmente en su concepto total de la vida, y ellos olvidaron su linaje y su divinidad. Dejaron de concebir a Dios como la “totalidad” del pensamiento.  Perdieron el conocimiento de que podían volver, si lo deseaban, al plano del puro pensamiento del ser ilimitado, el plano de conciencia sobre el que se habían expresado desde un principio. Razonaron que sólo podían experimentar esferas limitadas. Y allí, después de la muerte del cuerpo, entidades que habían olvidado el más grande y simple de todos los planos podían experimentar la vida de acuerdo a su felicidad y a las actitudes de su pensamiento colectivo.

 

Cuando los dioses, como hombre, dejaron de saber que eran divinos e inmortales, y que todo poder y todo conocimiento habitaba verdaderamente dentro de ellos, comenzaron a ser vulnerables a los egos de aquéllos a su alrededor. Pronto, surgieron entidades que buscaban elevarse por encima de los otros, diciendo que sólo ellos, a través de su poderes místicos y la fuente inmensurables de su entendimiento, tenían el conocimiento de Dios. Desde que el hombre se convirtió en una criatura atemorizada y a modo de rebaño, estos videntes, profetas y oráculos buscaron realzar su poder proclamando profecías de fatalidad y peligro.  Y si la gente no prestaba particular atención a lo que los videntes tenían que decir, ellos proclamaban maldiciones y amenazas de condena.

 

Así nació la religión sobre este plano, con objeto de separar más al hombre de su belleza interna, su Dios eterno. Y la religión era muy astuta porque no tenía que gobernar y mandar sobre las gentes con la espada.  Sólo tenía que perpetuar la enseñanza de que Dios no estaba a su alcance; que el conocimiento y el poder sobre todas las cosas no estaban dentro de ellos.

 

Ahora bien, el alma es memoria eterna. Ella recuerda todas las experiencias de todas las vidas.  Cualquier cosa que se le diga al hombre lo suficiente, no importa lo alterado que sea un entendimiento, a la larga se convertirá en una firma realidad.  Pues el hombre, el tímido buscador de la verdad, deseando tan desesperadamente ser aceptado, escuchará cualquier disparate. Así si tú le dices al hombre, tantas veces como sea necesario, que Dios está fuera de él, y que él es miserable y malvado en su alma, y estos pensamientos se convierten en entendimientos firmes dentro de la memoria del alma, y serán muy difíciles de cambiar.  Y eso es precisamente lo que ha estado ocurriendo durante miles de años sobre este plano.  Estas entidades simples, viviendo una vida a otra, cayeron continuamente bajo los auspicios de estas enseñanzas. Y se volvieron tan condicionados al entendimiento de que ellos eran malvados, y que Dios estaba fuera de sus seres, que llegaron a aceptar, absolutamente, que ellos eran cualquier cosa menos divinos; y que el único camino para conocer a Dios, para volver a Dios, era por medio del gobierno de profetas y sacerdotes y organizaciones religiosas.

 

Cuando el hombre dejó de aceptar su propia sabiduría como la esencia de la verdad, renunció a su soberanía y poder y se convirtió en una parte de la masa colectiva,  lo que permitió a religiones y gobiernos de todas las épocas gobernar a todas las gentes como si de una sola entidad se tratara.  Pero no lo son.  Todos son dioses únicos con destinos únicos que satisfacer y aventuras que experimentar.  El hombre ¡Tiene derecho a sus aventuras!

 

Cuando el hombre aceptó la enseñanza de que era miserable y pecador, y que el Padre era alguien fuera de él, se apartó completamente de Dios. Y es ese entendimiento y el aceptar esa creencia lo que ha devuelto al hombre al cuerpo una y otra vez.  Pues mientras el hombre abrigue el pensamiento de que él es todo menos divino, de que el Padre no está dentro de él, estará destinado, en cierto sentido, a nacer un millón de veces, hasta que se de cuenta de su divinidad y viva, otra vez, en un estado de ser.

 

LA ENCARNACIÓN NUNCA PRETENDIÓ ser una trampa.  Nunca pretendió ser eterna.  Era simplemente un juego en el que participar, una nueva aventura en la exploración de la creatividad y de la vida.  Pero vosotros os perdisteis rápidamente en los sentidos del cuerpo, y vuestro cuerpo se convirtió en la totalidad de vuestra identidad.  Os volvisteis tan inmersos en la materia de este plano que os convertisteis en hombre inseguro, atemorizado, hombre vulnerable y mortal, porque olvidasteis la poderosa esencia que vive dentro de vosotros.  Así, conocisteis la muerte, pero os olvidasteis de la vida. Conocisteis la tristeza, pero os olvidasteis del gozo.  Conocisteis al hombre, pero olvidasteis a Dios: Aquella sublime inteligencia que os permite crear vuestras ilusiones de cualquier manera que elijáis.

 

Todos vosotros habéis vivido muchas vidas sobre este plano. Algunos, treinta mil vidas. Otros, diez mil.  Otros, solamente dos.  Esas son las veces que habéis vivido y que habéis muerto. Y aunque vuestras vidas sobre este plano han sido sólo un sueño, un juego, una ilusión en la aventura de la vida, ellas os han corrompido grandemente. Habéis vivido tantas vidas en las que se os ha recordado, por la familia, la sociedad, la religión y los poderes gubernamentales, que sois indignos, y que Dios no está a vuestro alcance, que todo ello se ha convertido en la firma realidad de vuestro proceso del pensamiento.

 

Hasta el día de hoy, la mayoría de vosotros aún no sabéis que vosotros sois Dios, que poseéis en vuestras entrañas el poder de saber y ser todas las cosas.  Así pues, dejáis que maestros, religiones y demás gobiernen vuestras vidas e interpreten la verdad por vosotros. Permitís que el entendimiento de otros complique y confunda la simple verdad que se ha dicho durante años en vuestro tiempo: que el Padre y el reino de los cielos están, de hecho, dentro de vosotros. ¿Acaso se ha escrito mayor verdad?  Sin embargo muchos de vosotros no sabéis esto, aún pensáis que debéis entregaros al dogma y a ciertos “mecanismos”, (rituales, plegarias, cantos, ayunos, meditaciones) para poder conectaros con Dios y conseguir la iluminación. Sin embargo, cuanto más hagáis estas cosas, más convenceréis a vuestra alma de que vosotros no sois aquello en lo que estáis tratando de convertiros, que estáis  muy lejos del amor de Dios y del entendimiento que buscáis, pues tenéis que realizar arduas tareas para alcanzarlo.

 

Ramtha - Al Dios que vive dentro de ti

 

 

SOIS DIOS

 

 ¿Cuántas veces has escuchado hablar acerca de que estamos hechos a Imagen y semejanza de Dios? Sé que muchas. Esta frase no significa que Dios tiene nariz, boca, ojos o piernas al igual que nosotros, esta frase significa lo siguiente:

Imagina que estás frente a un océano hermoso, tú con un gotero tomas una pequeña gota de ese vasto océano, la gotita que tienes ahí contiene la misma esencia que ese océano, literalmente son lo mismo, sólo que ahora esa gotita es una manifestación pequeñita de ese sabio océano. Pasa exactamente lo mismo, Dios es ese Mar y Tú eres esa chispa o gotita, son lo mismo, provienen de la misma Fuente, de la misma Luz, del mismo Amor, esa gotita la tienes dentro de tu corazón, esa es la verdadera Imagen y Semejanza de Dios, eres Tú, eres Dios*, eres Dios en potencia. Esa gotita de mar que está dentro de tu corazón es conocida como “Llama Tripartita” o el “Fuego Sagrado de tu Corazón”, esa Llama está unida a través de un “cordón” que en este planeta las personas llaman el “cordón de plata” que está conectado a tu Amada Presencia de Dios Yo Soy, esta eres Tú, es tu Ser Superior manifestado en otra dimensión más elevada, pero son el mismo, eres Tú. Ella se encuentra a casi tres metros arriba de ti y lleva años esperando a que vuelvas a hablarle, a amarla y compartir cada momento de tu vida con ella. Tu Amada Presencia Yo Soy, es tu conexión directa con el Creador, Dios, La Luz, Jah o como le quieras llamar.

 

El Libro más pequeño del mundo con las verdades más grandes del mundo – Gerardo Amaro
 
*Dios o Diosa, pues en el SER todos somos UNO y en ÉL no existe diferenciación entre sexos, ya que estos tienen sentido tan solo en los mundos duales, como el nuestro; en los mundos duales hemos de aprender a equilibrar entre cada una de las polaridades, y los sexos se corresponden con dos polaridades y dos energías diferentes