Fuera Mitos

 

Cuando el Dalai Lama y la clase de los propietarios estaban en el poder en Tibet, el 95% de los pobladores eran siervos feudales, sin ningún derecho humano. Podían ser vendidos como mercancías. Eran frecuentemente insultados y abatidos o incluso debían enfrentarse a castigos de una violencia excepcional: por ejemplo, se les arrancaba los ojos, se les cortaba la lengua o las orejas, las manos o los pies, se les arrancaban los tendones, a no ser que se les ahogase o que se les empujase al vacío desde la cima de un acantilado. Estaba prohibido salir de su clase social.

 

El mismo Dalai Lama describe en su autobiografía como, cuando se trasladaba de palacio en palacio, lo hacía sentado en un trono cargado por docenas de esclavos mientras sus tropas lo escoltaban y a golpe de látigo mantenían el ritmo.

 

Este tipo que proclama que la felicidad se halla en no poseer y en no desear, en sus últimos registros figura como el propietario de 27 fincas, 36 prados, 6170 siervos y 102 esclavos ademas del palacio de Lhasa, con mas de 1.000 habitaciones.

 

Otra de las mentiras del Dalai Lama es decir que no había discriminación contra las mujeres. El lamaísmo tibetano creía que ser mujer era un castigo por un comportamiento pecaminoso en vidas pasadas; la mismísima palabra mujer en tibetano “kimen” significa “nacido inferior”.

 

En el palacio del Dalai Lama se encontró un rosario confeccionado con 108 cráneos y fueron muchísimos los siervos que declararon luego de la liberación que era habitual que los lamas efectuaran sacrificios humanos como por ejemplo enterrar vivos a niños donde se fuera a construir un monasterio.

 

Sería bueno que se revisaran los documentos del Departamento de Estado de USA de 1998 donde queda al descubierto que el Dalai Lama y su organización se embolsaron 1.7 millones de dólares al año de manos de la CIA, y ellos mismos reconocieron que durante la década del 1960 hubo muchos mas millones para enviar escuadrones armados al Tíbet a fin de debilitar la revolución china; el mismísimo Dalai Lama recibía 186.000 dólares lo que lo convertía técnicamente en un agente de la CIA.

 
 
 
 

Con malas compañías

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Aquí intentando engañar al mundo con la vacuna, pero sobretodo a los budistas, pues esta gente se mete agua destilada o algo inocuo
 
 
 

Dando señales

 
 
 
 

Dalai ocupado